Los recortes quitarán a los pensionistas entre un 20% y un 35% de sus rentas

Un expolio sangrante

Y el expolio va a ir a más. El gobierno reconoce que "la merma del poder adquisitivo de las pensiones se acelerará a partir de enero de 2014".

0
0 votos
30-05-2012
Entre un 20% y un 45%. Esta es la cuantí­a en que están dispuestos a recortar nuestras rentas y salarios para satisfacer las exigencias del FMI y Bruselas. Un auténtico "atraco masivo" sobre la población que ya está provocando un expolio sangrante sobre uno de los sectores sociales más vulnerables: los pensionistas. Los sucesivos tijeretazos "congelación de las pensiones, subida de impuestos, copago sanitario, incremento del precio de los servicios básicos- ha reducido la renta de los pensionistas españoles entre un 20% y un 35%. Cebándose espacialmente en los jubilados con pensiones más reducidas.
Actualmente, más de dos millones de pensionistas viven por debajo del umbral de la pobreza. ¿Qué no sucederá cuando los efectos de la oleada de recortes golpeen de lleno las rentas de los pensionistas?
Entre un 20% y un 45%. Esta es la cuantí­a en que están dispuestos a recortar nuestras rentas y salarios para satisfacer las exigencias del FMI y Bruselas. Un auténtico "atraco masivo" sobre la población que ya está provocando un expolio sangrante sobre uno de los sectores sociales más vulnerables: los pensionistas. Los sucesivos tijeretazos "congelación de las pensiones, subida de impuestos, copago sanitario, incremento del precio de los servicios básicos- ha reducido la renta de los pensionistas españoles entre un 20% y un 35%. Cebándose espacialmente en los jubilados con pensiones más reducidas.

La congelación de las pensiones impuesta por Zapatero –vulnerando el Pacto de Toledo- supuso una pérdida del 2,9% de poder adquisitivo para 5,5 millones de pensionistas. Dejaron de ingresar una media de 420 euros por persona y año. La oleada de recortes está suponiendo ya un auténtico expolio para todos los pensionistas. A través de diferentes mecanismos se ha dado un salvaje bocado a sus rentas.


La congelación de las pensiones impuesta por Zapatero –vulnerando el Pacto de Toledo- supuso una pérdida del 2,9% de poder adquisitivo para 5,5 millones de pensionistas. Dejaron de ingresar una media de 420 euros por persona y año. "¡No podemos permitir el expolio a los pensionistas que ya están suponiendo los recortes!"


La “subida” de las pensiones de un 1% decretada este año por Rajoy –muy por debajo de la inflación- es en realidad un nuevo recorte encubierto.


Sólo estas dos medidas suponen una pérdida de poder adquisitivo para los pensionistas del 4,3%. 752 euros menos cada año.


La implantación del copago en sanidad quiebra la tradicional gratuidad. Los pensionistas pagarán el 10% de las medicinas. Un gasto extra, como media, de 20 euros mensuales. Aunque se ha fijado el límite en 8 ó 18 euros, según renta, los pensionistas deberán adelantar el dinero y sólo lo recibirán seis meses después.
Además, algunos medicamentos, que el ministerio ha pasado a catalogar “para síntomas poco graves”, quedarán excluidos de la Seguridad Social. Algunos de ellos son vitales para muchos enfermos crónicos, y supondrá un coste que muchos no podrán asumir.


Y también han implantado el “copago asistencial”. Han creado una “cartera básica de servicios”. El resto son considerados “accesorios”, y dejarán de ser gratuitos. El “servicio sanitario no urgente”, las prótesis y los tratamientos dietéticos han sido los primeros en dejar de ser gratuitos. Y los pensionistas deberán pagar también el 10% de su precio.


La subida del IRPF va a afectar también a los pensionistas que cobren más de 700 euros. Un total 3,3 millones. Esta subida de impuestos se comerá el pírrico 1% en que han incrementado sus pensiones.


Para 850.000 pensionistas, la subida del IRPF superará la subida de la pensión, con lo cual cobrarán menos, es otro recorte de las pensiones encubierto.


La subida del IVA esquilmará todavía más a los pensionistas. Con Zapatero supuso 290 euros por familia, según cálculos de la organización de consumidores OCU. Y ahora habrá que sumar la nueva subida anunciada por Rajoy.


La subida del precio de los servicios básicos dará otro bocado a las menguadas rentas de los pensionistas.
Según FACUA, la subida de un 60% de la luz en los últimos cinco años ha costado 25 euros adicionales a cada pensionista. Los colectivos vecinales apuntan que la subida del agua –un 123,89% en cinco años- supone un recargo de 18,96 euros para cada jubilado. Y la subida del IBI añade 22 euros a esta factura. A la que se suman otros servicios que se han encarecido como el gas, el transporte público…


Este encarecimiento de servicios irrenunciables supondrá un gasto adicional de 549,52 euros al año para los pensionistas.


¿A cuánto asciende el recorte que ya han sufrido los pensionistas en sus rentas?


Para el 74% que cobra pensiones por debajo de 1.000 euros, supondrá un recorte de su pensión real de al menos el 20%. Pero el tijeretazo va a cebarse más en los jubilados de menor renta. Para el 54% de pensionistas que no alcanzan el SMI, supondrá un recorte de entre el 24% y el 35%.


Y va a ir a más. El gobierno reconoce que “la merma del poder adquisitivo de las pensiones contributivas, excluidas las mínimas, se acelerará a partir de enero de 2014”.


Actualmente, más de dos millones de pensionistas viven por debajo del umbral de la pobreza -una tasa del 28,5%, 12 puntos superior a la existente entre quien aún está en edad laboral).


¿Qué no sucederá cuando los efectos de la oleada de recortes golpeen de lleno las rentas de los pensionistas?
Muchos pensionistas son además el único sostén económico –o un imprescindible apoyo- de cientos de miles de familias. Según datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística correspondiente al tercer trimestre de 2011, hay 442.500 familias cuya persona de referencia es un pensionista, con quien conviven una o más personas paradas.


La “subida” de las pensiones de un 1% decretada este año por Rajoy –muy por debajo de la inflación- es en realidad un nuevo recorte encubierto.


Sólo estas dos medidas suponen una pérdida de poder adquisitivo para los pensionistas del 4,3%. 752 euros menos cada año.


La implantación del copago en sanidad quiebra la tradicional gratuidad. Los pensionistas pagarán el 10% de las medicinas. Un gasto extra, como media, de 20 euros mensuales. Aunque se ha fijado el límite en 8 ó 18 euros, según renta, los pensionistas deberán adelantar el dinero y sólo lo recibirán seis meses después.


Además, algunos medicamentos, que el ministerio ha pasado a catalogar “para síntomas poco graves”, quedarán excluidos de la Seguridad Social. Algunos de ellos son vitales para muchos enfermos crónicos, y supondrá un coste que muchos no podrán asumir.


Y también han implantado el “copago asistencial”. Han creado una “cartera básica de servicios”. El resto son considerados “accesorios”, y dejarán de ser gratuitos. El “servicio sanitario no urgente”, las prótesis y los tratamientos dietéticos han sido los primeros en dejar de ser gratuitos. Y los pensionistas deberán pagar también el 10% de su precio.


La subida del IRPF va a afectar también a los pensionistas que cobren más de 700 euros. Un total 3,3 millones. Esta subida de impuestos se comerá el pírrico 1% en que han incrementado sus pensiones.


Para 850.000 pensionistas, la subida del IRPF superará la subida de la pensión, con lo cual cobrarán menos, es otro recorte de las pensiones encubierto.


La subida del IVA esquilmará todavía más a los pensionistas. Con Zapatero supuso 290 euros por familia, según cálculos de la organización de consumidores OCU. Y ahora habrá que sumar la nueva subida anunciada por Rajoy.


La subida del precio de los servicios básicos dará otro bocado a las menguadas rentas de los pensionistas.
Según FACUA, la subida de un 60% de la luz en los últimos cinco años ha costado 25 euros adicionales a cada pensionista. Los colectivos vecinales apuntan que la subida del agua –un 123,89% en cinco años- supone un recargo de 18,96 euros para cada jubilado. Y la subida del IBI añade 22 euros a esta factura. A la que se suman otros servicios que se han encarecido como el gas, el transporte público…


Este encarecimiento de servicios irrenunciables supondrá un gasto adicional de 549,52 euros al año para los pensionistas.


¿A cuánto asciende el recorte que ya han sufrido los pensionistas en sus rentas?


Para el 74% que cobra pensiones por debajo de 1.000 euros, supondrá un recorte de su pensión real de al menos el 20%. Pero el tijeretazo va a cebarse más en los jubilados de menor renta. Para el 54% de pensionistas que no alcanzan el SMI, supondrá un recorte de entre el 24% y el 35%.

 
Y va a ir a más. El gobierno reconoce que “la merma del poder adquisitivo de las pensiones contributivas, excluidas las mínimas, se acelerará a partir de enero de 2014”.


Actualmente, más de dos millones de pensionistas viven por debajo del umbral de la pobreza -una tasa del 28,5%, 12 puntos superior a la existente entre quien aún está en edad laboral).


¿Qué no sucederá cuando los efectos de la oleada de recortes golpeen de lleno las rentas de los pensionistas?
Muchos pensionistas son adem

¿Qué te ha parecido el artículo?