Berlí­n impone más recortes a España

El "plan de saqueo" alemán

Sólo por aplazar un año los objetivos de reducción del déficit, Berlí­n nos exige recortes en pensiones, prestaciones de desempleo, sanidad, educación, subida de impuestos... ¿Nos imaginamos que nos impondrí­an si consiguen "rescatarnos"?

5
1 votos
06-06-2012
Una de las revistas germanas de mayor tirada, "Der Spiegel", hací­a público que, en la reunión mantenida en Berlí­n con Luis de Guindos, el ministro de Finanzas alemán "presionó para que España recurra al fondo de rescate europeo". Merkel está empeñada en negar todos los caminos intermedios. No acepta un rescate restringido a la banca. Quiere un rescate total sobre España como paí­s. ¿Para qué? Las "recomendaciones" de la Comisión Europea para alargar un solo año el plazo de reducción del déficit de España incluye draconianos recortes en pensiones, sanidad, educación, prestaciones de desempleo, subida de impuestos Imagí­nense lo que vendrí­a si España es "rescatada". Berlí­n ya tienen preparado su "plan de saqueo" sobre España. Y quiere convertirnos en un protectorado para acelerar su aplicación.
Obligar a España como paí­s a acudir al rescate supondrí­a una intervención de facto. Como ocurre en Grecia, Irlanda o Portugal. España se verí­a degradada a un mero protectorado germano.
Una de las revistas germanas de mayor tirada, "Der Spiegel", hací­a público que, en la reunión mantenida en Berlí­n con Luis de Guindos, el ministro de Finanzas alemán "presionó para que España recurra al fondo de rescate europeo". Merkel está empeñada en negar todos los caminos intermedios. No acepta un rescate restringido a la banca. Quiere un rescate total sobre España como paí­s. ¿Para qué? Las "recomendaciones" de la Comisión Europea para alargar un solo año el plazo de reducción del déficit de España incluye draconianos recortes en pensiones, sanidad, educación, prestaciones de desempleo, subida de impuestos Imagí­nense lo que vendrí­a si España es "rescatada". Berlí­n ya tienen preparado su "plan de saqueo" sobre España. Y quiere convertirnos en un protectorado para acelerar su aplicación.

El FMI admite la posibilidad de establecer mecanismos que permitan inyectar dinero directamente a los bancos españoles. La Comisión Europea, por boca de su presidente, el portugués Durao Barroso, ha apostado también por esta posibilidad. Incluso el presidente del BCE no la descarta.


Quien se mantiene inflexible es Alemania. Berlín rechaza tajantemente la posibilidad de una ayuda directa del fondo de rescate europeo a la banca, sin pasar por el gobierno español. "Berlín ya tiene preparado su plan de saqueo sobre España, Y quiere convertirnos en un protectorado para acelerar su aplicación"

En términos económicos, el resultado de la operación es el mismo en las dos opciones. Pero en términos políticos el saldo es muy diferente.


“Préstamos a cambio de soberanía”. Así definía un periódico español la posición alemana.


Obligar a España como país a acudir al rescate supondría una intervención de facto. Como ocurre en Grecia, Irlanda o Portugal. España se vería degradada a un mero protectorado germano.


¿Qué tipo de política impondría Berlín en España si pudiera dictar directamente, sin negociar con el gobierno español, como ocurre en los países intervenidos por un rescate?


Sólo por aplazar un año los objetivos de reducción del déficit, el comisario europeo de Economía –el finlandés Oli Rehn, especialmente vinculado a Berlín- exige un draconiano plan de recortes.


Primero un nuevo bocado a las pensiones. Aplicando de golpe –y no progresivamente, como estaba establecido- la prolongación de la edad de jubilación a los 67 años. Y abriendo el paso a ir todavía más allá. Reduciendo la cuantía de las pensiones o abriendo la puerta a la jubilación a los 70 años.


Exigiendo una salvaje subida del IVA, aplicando el tipo máximo (el 18%), a productos que se benefician de un tipo reducido (8%) o super-reducido (4%). Lo que afectaría a productos básicos, y supondría un nuevo bocado a nuestras rentas.


Imponiendo que se acelere la aplicación de la reforma laboral, para dar un nuevo tijeretazo a las prestaciones por desempleo.


Y formando una “institución fiscal independiente”, que controle la aplicación de los recortes por encima del gobierno español. Dirigido especialmente a obligar a las autonomías a acelerar los recortes en sanidad y educación.