SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

España tiene un as en la manga en las conversaciones sobre el rescate bancario

The New York Times

0
0 votos
08-06-2012
http://www.nytimes.com/2012/06/07/world/europe/spain-holds-a-trump-card-in-bank-bailout-talks.html?src=me&ref=world http://www.nytimes.com/2012/06/07/world/europe/spain-holds-a-trump-card-in-bank-bailout-talks.html?src=me&ref=world

Ha empezado el regateo sobre un acuerdo para rescatar los bancos españoles en problemas, poniendo a Europa ante opciones urgentes sobre si intenta forzar a Madrid a unas onerosas condiciones de rescate a medida que la crisis se extiende a las economías más fuertes de la eurozona.

La pregunta aparentemente se ha convertido en saber cuándo, y no sí, los bancos españoles recibirán la ayuda de los países europeos, con los inversores anticipando el miércoles un inminente rescate y empujando hacia arriba las acciones y bonos a ambos lados del Atlántico.

España, cuarta mayor economía de la zona euro, es demasiado grande para quebrar y, posiblemente, demasiado grande para ser sometida, lo que cambia el equilibrio de poder en las negociaciones sobre un plan de rescate. Los líderes políticos en Madrid insisten en que la ayuda de emergencia a sus bancos evite el estigma en los mercados de capital que ha afectado a países como Grecia, Portugal e Irlanda después de aceptar los duros términos de rescate. También están luchando para frenar el ritmo de la austeridad y los cambios económicos que han empujado a los países más pequeños a profundas recesiones.

España cuenta con la ventaja añadida de buscar ayuda en un nuevo entorno político en el que los llamamientos para el crecimiento han comenzado a superar la insistencia alemana en la austeridad. A diferencia de Grecia, el gobierno de España no tenido un gran déficit presupuestario antes de la crisis, lo que le da más autoridad para argumentar que la ayuda europea a sus bancos no debe venir cargada con una pérdida de poder de decisión, políticamente delicada, sobre sus propias políticas económicas y fiscales.

El as en la manga de Madrid en esta última partida de póker en la eurozona es que las consecuencias de una suspensión de pagos española y su salida de la eurozona serían probablemente tan catastróficas que las cabezas pensantes en el poder en Berlín querrán flexibilizar sus reglas de rescate para España, y están a punto de hacer exactamente eso.

Los funcionarios alemanes han dicho que están preparados para capear una salida de Grecia del euro, pero no han reivindicado tal cosa respecto a España. De esta manera, los líderes españoles, que sienten que Madrid ya ha hecho muchos cambios y recortes del gasto dolorosos, se resisten para alcanzar un acuerdo que sólo requiera un endurecimiento de la supervisión en el sector financiero y no esté conectado a un encadenamiento de las facultades presupuestarias del país.

España parece que también está contando con los costosos pasos que los líderes políticos de Europa necesitan dar si quieren mantener unida la eurozona. Las esperanzas de que el Banco Central Europeo podría acceder al rescate, como lo hizo con las dos olas de generosos préstamos a los bancos de Europa en diciembre y marzo, o en un recorte de las tasas mínimas de interés, ahora en el 1%, se desvanecieron cuando el presidente del banco, Mario Draghi, dijo el miércoles que no "creo que fuera adecuado para la política monetaria cubrir la falta de acción de otras instituciones ".

"Algunos de estos problemas en la zona del euro no tienen nada que ver con la política monetaria", dijo Draghi en una conferencia de prensa, un mensaje a los líderes europeos que puede resumirse en: "Su problema no el mío."

La disputa sobre España subraya la forma en que la Unión Europea tropieza con las soluciones para cada problema que se plantea. La frustración ha crecido a medida que crece la incertidumbre que afecta a la economía mundial como consecuencia de la inestabilidad de Europa y el peaje que cobra a una tasa de crecimiento que ya se está desacelerando.

"La estrategia de taponar los agujeros sólo funciona durante un tiempo", dice Friedrich Mostböck, economista jefe y director de investigación del Grupo Erste en Viena. "Con el tiempo, se llega al punto en que una zona con una moneda común requiere una política fiscal común".

El primer ministro de España, Mariano Rajoy ha dejado claro que tiene la intención de establecer una distinción entre España, que tiene un menor nivel de deuda como porcentaje del PIB incluso que la de Alemania, y Grecia, que ha cedido una gran parte de su soberanía fiscal a los prestamistas a cambio de asistencia.

Para España, un plan de rescate es más que una cuestión de orgullo y de soberanía. "La experiencia de Irlanda, Portugal y Grecia es que ha disminuido su acceso a los mercados comerciales", dice John Chambers, director general y presidente del comité de calificación de riesgo soberano de Standard & Poor 's. "España no quiere ir por ese camino."

El ministro de Economía español, Luis de Guindos, hizo una visita sorpresa a Bruselas el miércoles para reunirse con el comisario europeo a cargo de la competencia, Joaquín Almunia, un compatriota, seguido por un viaje a París para reunirse con Pierre Moscovici, el ministro de finanzas de Francia. Eso alimentó las especulaciones de que Madrid estaba preparando el terreno para solicitar formalmente la ayuda más pronto que tarde.

Debido a que España ya ha hecho muchos cambios dolorosos y recortes de gastos, los funcionarios de Bruselas y Berlín están en su mayoría mucho más abiertos a un rescate que sólo imponga condiciones de supervisión al sector financiero español.

El Sr. Moscovici, dijo el miércoles que Europa está dispuesta a ayudar a España. "Si España lo desea, la zona euro pueden movilizarse rápidamente", dijo el Sr. Moscovici, en una conferencia de prensa en París. Pero el señor de Guindos dijo que en la actualidad no hay planes para solicitar un rescate.

Sin embargo, en fecha tan reciente como el martes, el ministro español de Hacienda dijo a una radio española que los mercados financieros estaban cerrados a España. Las señales mixtas procedentes de las autoridades españolas parecen reflejar un extraño acto de equilibrio – tratando de aprovechar las ventajas de hacer sonar alarma, pero no tan desesperadamente como para que se entienda que hay voluntad de dejar a los funcionarios europeos dictar duros términos y condiciones.

El señor de Guindos ha pasado esta semana viajando entre las capitales europeas para asegurar algún tipo de paquete de rescate para los bancos en problemas de España. La lista comienza con Bankia, que fue nacionalizada a principios de mayo y necesita 24 mil millones de dólares de fondos adicionales (...)

Las autoridades alemanas han estado presionando privadamente a los españoles a solicitar un plan de rescate. El martes, Volker Kauder, jefe de los demócrata-cristianos de la canciller Angela Merkel en el Parlamento, dijo que España "tiene que buscar un rescate". Pero mientras Bruselas y Berlín creen que la ayuda es necesaria, España retiene el poder de negociar, porque la posibilidad de que vaya a la autodestrucción mantiene de rehenes al resto de los países europeos hasta que acepten sus condiciones.

Una cuestión crucial es si los préstamos de emergencia se hará directamente a los bancos españoles. Esa es una línea roja para las autoridades alemanas, que argumentan que bajo la estructura híbrida de Europa, los bancos son responsabilidad de sus gobiernos soberanos, no del colectivo europeo.

Sin embargo, la concesión de préstamos de emergencia para el gobierno español para que rescate sus propios bancos, lo que los prestamistas europeos ya hicieron en Irlanda, presenta otros problemas, ya que aumentaría la deuda pública y pondría en peligro la capacidad de España para vender sus bonos de deuda.

El periódico alemán Süddeutsche Zeitung informó el miércoles que los funcionarios alemanes examinan un posible compromiso en virtud del cual los fondos de rescate se pagarían directamente al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria español, conocido como FROB.

En caso de que Berlín accediera a un paquete de rescate con condiciones limitadas, eso permitiría al señor Rajoy salvar la cara, después de sus repetidas promesas de que España no pediría un rescate al estilo griego.

La solución definitiva dependerá de Alemania y cuánto estén sus líderes dispuestos a ceder. Berlín tiene un incentivo para poner el problema español bajo control antes de las elecciones parlamentarias griegas del 17 de junio, para ayudar a contener el contagio en caso de inestabilidad después de la votación, dice Holger Schmieding, economista jefe de Berenberg Bank.

"Soy ingenuamente optimista acerca de que sería bueno tener el problema español resuelto antes de las elecciones griegas", dice, "y tengo la impresión de que los responsables de las políticas pertinentes piensan lo mismo."

¿Qué te ha parecido el artículo?