Entrevista con la Plataforma por la Auditorí­a de la Deuda del 15-M

"Es un paso previo a la intervención total"

"Sabemos que será arduo, pero necesitamos concienciar a la sociedad, creando contenidos para que la gente vea las diferentes formas en las que se esté produciendo el saqueo, identificando a los culpables".

5
4 votos
22-06-2012
El 15M ha dado una respuesta a la intervención sobre España dictada por Washington y Berlí­n. Entrevistamos a Jesús, miembro de la Plataforma por la Auditoria de la Deuda.
"Tiene toda la pinta de una intervención, con pérdida de soberaní­a, tanto financiera como polí­tica. Como no tenemos independencia estamos acostumbrados a que esto ocurra".
El 15M ha dado una respuesta a la intervención sobre España dictada por Washington y Berlí­n. Entrevistamos a Jesús, miembro de la Plataforma por la Auditoria de la Deuda.

Desde el primer momento han querido colocar el debate en si es un rescate o una línea de crédito, pero aunque no sea total, ¿podemos hablar de una intervención?

Parece ser que esa es la definición más ajustada a la verdad. No hay más que fijarse en que el dinero no ha llegado, pero las exigencias sí. Tiene toda la pinta de una intervención, con pérdida de soberanía, tanto financiera como política. Como no tenemos independencia estamos acostumbrados a que esto ocurra. Es un paso previo a la intervención total. "Ningún cambio es posible sin el apoyo de la inmensa mayoría"



Hay una batalla en el lenguaje. En twitter la consigna más extendida ha sido “No es un Rescate es un Saqueo”. ¿Por qué?
Porque el reembolso lo hace el Estado que se nutre de los impuestos de los ciudadanos. Es una nueva transferencia de rentas, porque a todos nos afecta el pago de esa deuda contratada por España, sus intereses y el déficit que genera.


Ese déficit genera un desequilibrio que intentarán subsanar con más recortes, o con más impuestos, o con las dos cosas.


Desde luego no vemos que hayan subidas de impuestos sobre las grandes fortunas, los grandes salarios, a los banqueros, a las grandes empresas...

Desde Washington y Berlín se han exigido más recortes. ¿Estamos caminado hacia un proceso de control directo del Estado como no hemos visto nunca?
Con toda seguridad. No se si de Washington y Berlín, o de los mercados financieros que tienen nombres y apellidos.


Pero esto no es algo que se les ocurre ahora. Es un plan premeditado desde la década de los 80. Lo que pasa es que ahora ha adquirido una velocidad que no tenía antes. Pero esto es la continuación de un plan que venimos sufriendo para poder hacerse con el mando de todo.

El New York Times decía esta semana que caminamos de forma inevitable hacia la intervención total...
Si tenemos en cuenta la evolución de la prima de riesgo estamos a punto de que nos expulsen del mercado de la deuda, o sea que cuando el país tenga que volver a subastar deuda pública para poder hacer frente a sus pagos no podremos.


Con intereses de entorno al 7% no hay país que pueda contratar deuda a esos pecios. Y si tenemos que salir del mercado, o nos planteamos el default total, la suspensión de pagos, o aceptamos la intervención total.

Es una relación propia de protectorado...
Viste como quieras al muñeco, pero a fin de cuentas es lo que es. Es la usurpación de todos los poderes que rigen una sociedad, sin atención a las necesidades de un país donde lo único que prima es el  rendimiento económico, y donde la sangría del paro tan solo son números que no cuentan.

Estamos siguiendo el mismo camino de Grecia, pero mucho peor. ¿Crees que el hundimiento del bipartidismo se va a dar también en España?
Es una pregunta muy difícil. Mira lo que ha hecho el miedo en Grecia. Prácticamente cuando todo el mundo daba por supuesto que la llamada izquierda radical, el miedo ha hecho variar los resultados finales. Miedo inoculado por medios de comunicación como el New York Times, y prácticamente toda la prensa escrita. Van a tener un gobierno formado por los mismos partidos que les llevaron a esta situación. El miedo es un arma muy poderosa, y también la deuda.

Ha habido injerencia, sí, pero aunque no se ha conseguido la victoria ha aumentado el voto contra la política de Washington y Berlín. ¿Qué enseñanzas podemos sacar?
En la plataforma nos mueve la ilusión de que el adormecimiento de la población acabará cuando suene el despertador.


Y es necesario que se produzca ese giro contra la línea oficial, rebelando todo lo que podamos para que la gente tenga el conocimiento del que hasta ahora nos han privado.

El 15-M juega el papel de unir y movilizar en los social, pero ¿qué falta para que cristalice una alternativa política?
Ten en cuenta que Syriza tiene 2 años más de antigüedad que nosotros. Si analizas el último año de España hemos pasado de una abstención ciudadana total, a una participación activa en la política. En los  bares ya no solo se habla de fútbol, se habla de fútbol y política. A veces con criterios del discurso oficialista, pero la conversación existe, y hace un año no existía.


Puede que estuviéramos atrapados en un sistema de valores individualista inculcado para llevar adelante ese plan diseñado en los 70 y 80. Hay que hacer eso con la población para conseguir llevar adelante sus planes.

¿Qué exigencia hacéis a los partidos que están contra la intervención?
Que recojan las demandas del movimiento. Se requiere que los partidos representen verdaderamente los intereses de la ciudadanía y podamos considerarlos dignos de representarnos.


Sobre todo lo más importante es el déficit democrático que existe. Si se trata de nosotros, nosotros debemos participar.

¿En qué situación está la exigencia de una auditoría de la deuda?
Estamos en extender y difundir nuestros fines. Lógicamente un movimiento como este no basta con que tenga mucho apoyo. Ningún cambio es posible sin el apoyo de la inmensa mayoría. A parte de que  estamos iniciando el proceso de estudio concienzudo, con profesionales cualificados y de primera linea,  contando con todas las cortapisas para acceder a la información. Sabemos que será arduo, pero necesitamos concienciar a la sociedad, creando contenidos para que la gente vea las diferentes formas en las que se esté produciendo el saqueo, identificando a los culpables.