El gobierno pide la introducción de transgénicos

La semilla del diablo

No es una cuestión "ecológica". Están en juego los beneficios de los monopolios yanquis que controlan el negocio de los transgénicos.

5
5 votos
03-07-2012
En un inaudito arrebato de sinceridad, el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Arias Cañete, ha pedido públicamente a la UE que se retire la moratoria contra nuevos transgénicos ante la "cada vez más patente amenaza" que supone el aumento de la población y sus necesidades alimentarias y el cambio climático. Más bien, es "la patente" norteamericana del maí­z transgénico la que amenaza con derribar los muros que le impiden invadir la agricultura europea.
Introducir más transgénicos es un auténtico contrato de esclavitud que conlleva comprarles las semillas transgénicas a los gigantes que controlan este mercado como Monsanto (EEUU).
En un inaudito arrebato de sinceridad, el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Arias Cañete, ha pedido públicamente a la UE que se retire la moratoria contra nuevos transgénicos ante la "cada vez más patente amenaza" que supone el aumento de la población y sus necesidades alimentarias y el cambio climático. Más bien, es "la patente" norteamericana del maí­z transgénico la que amenaza con derribar los muros que le impiden invadir la agricultura europea.

Para ello, el ministro no ha dudado en afirmar que “el maíz transgénico es más ecológico que el tradicional” y que los que se oponen a esta tecnología “sustituyen ciencia por ideología”.


Lo que no dice es el auténtico contrato de esclavitud que conlleva comprarles las semillas transgénicas a los gigantes que controlan este mercado como Monsanto (EEUU). Los agricultores tienen que comprarles semilla, cara y estéril, cada año, así como los productos químicos asociadas a ella. El margen de beneficio es ínfimo.  "Wikileaks ya anunció que el gobierno de Rajoy votaría a favor de los transgénicos"


Luego está la cuestión de la seguridad alimentaria, no demostrada todavía. No es una disputa ecológica ni por la alimentación sino de que fondos de inversión y multinacionales norteamericanas precisan ampliar mercados. Los cables de Wikileaks ya anunciaban que el gobierno español votaría a favor de los transgénicos. Good boy Cañete.

¿Qué te ha parecido el artículo?