SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

Golpe bajo a la soberaní­a nacional

La Vanguardia

0
0 votos
07-07-2012
http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20120707/54321688428/golpe-bajo-soberania-nacional-fernando-onega.html http://www.lavanguardia.com/opinion/articulos/20120707/54321688428/golpe-bajo-soberania-nacional-fernando-onega.html

Por una vez el Nobel Krugman ha hecho un diagnóstico no discutible: el problema es que España no depende de sí misma. Lo estamos viendo estos días: ¿hemos tenido alguna vez un gobierno que suscitó más esperanzas? En lo económico, no: Rajoy tuvo mayoría absoluta porque era identificado con la ideología que nos podía sacar de la crisis. ¿Se puede tener un gobierno más decidido a resolver el drama económico que sufre el país? Probablemente, tampoco: se pueden debatir las formas o echarle en cara la falta de estímulos, pero está haciendo lo que piden los mercados y lo que aconsejan los organismos supranacionales. Sin embargo, no puede evitar que el país sea zarandeado por la prima de riesgo y sometido a una especulación brutal.

Es que España no depende de sí misma. Si su principal industria, la turística, tiene alguna esperanza es la de recibir visitantes extranjeros, porque los nacionales empezaron a aplicar la austeridad a algo hasta ahora intocable, que eran sus vacaciones. Si hay empresas, pocas, que aumentan beneficios, son las que tuvieron el coraje de internacionalizarse. Si otras empresas piensan aumentar sus ventas, es por la exportación, no por el mercado interior. Y lo más candente: si el BCE se niega a regar de dinero los bancos de la UE, España vuelve a asomarse a la ruina con un riesgo-país disparado e intereses de usura en la deuda soberana.

Quedémonos con eso. Las obligaciones y programas los marcan otros. A los gobiernos les queda la gerencia. Por eso las promesas electorales se incumplen y han dejado de tener valor de compromiso. Por eso las intenciones políticas se estrellan contra los mandatos de la realidad. Por eso Rajoy tuvo que confesar que hará lo que tenga que hacer, aunque haya dicho lo contrario. La única diferencia que podría marcar Rubalcaba, si tuviese el gobierno, sería dar un toque social al estilo Hollande, poco más. Si incumpliese las indicaciones de la superioridad europea, los mercados le harían la vida imposible. La gran nota de este tiempo es que se acabó la soberanía nacional plena. Aquella referencia al país soberano que hizo Rajoy cuando negoció el déficit tiene hoy un inevitable aroma sentimental.

¿Qué te ha parecido el artículo?