Cómo sacar 65.000 millones sin subir el IVA, quitar la paga de Navidad ni recortar a los parados

¡Sí­ hay dinero!

Lo dice el Sindicato de Técnicos de Hacienda, Gestha, sí­ hay otra alternativa. En lugar de recortar a pensionistas o parados, subir los impuestos a bancos, monopolios y grandes fortunas.

5
11 votos
24-07-2012
Lo venimos diciendo incansablemente desde "De Verdad contra la crisis", ¡sí­ hay dinero! para salir de la crisis en beneficio de la mayorí­a. En esa misma lí­nea, la última propuesta del sindicato de inspectores de hacienda, Gestha, demuestra con números que es posible sacar los 65.000 millones de euros que pretende recortar Rajoy sin subir el IVA y sin recortar un solo céntimo las prestaciones a los parados, las pensiones, la sanidad o la educación. Eso sí­, atacando de raí­z el fraude fiscal de los más ricos y subiendo los impuestos a las grandes fortunas y a los beneficios de bancos y monopolios.
Son medidas sencillas y perfectamente realizables. Solo hace falta voluntad polí­tica. Porque esos 65.000 millones ahora se les están perdonando a una í­nfima minorí­a ultra privilegiada, a costa de machacar al 90% de la población.
Lo venimos diciendo incansablemente desde "De Verdad contra la crisis", ¡sí­ hay dinero! para salir de la crisis en beneficio de la mayorí­a. En esa misma lí­nea, la última propuesta del sindicato de inspectores de hacienda, Gestha, demuestra con números que es posible sacar los 65.000 millones de euros que pretende recortar Rajoy sin subir el IVA y sin recortar un solo céntimo las prestaciones a los parados, las pensiones, la sanidad o la educación. Eso sí­, atacando de raí­z el fraude fiscal de los más ricos y subiendo los impuestos a las grandes fortunas y a los beneficios de bancos y monopolios.

 

El Sindicatos de los Técnicos de Hacienda critica la subida del IVA y otros impuestos indirectos que no sólo contraen el consumo interno y contraen la economía, sino que son tremendamente “injustos” -porque aumentan el esfuerzo fiscal de las familias frente a las empresas- y “regresivos” –porque afectan más a los ciudadanos con bajos ingresos (pensionistas y mileuristas) que a los que disponen de más recursos. Así, mientras los ciudadanos con bajos ingresos tienen que dedicar sus recursos íntegramente al consumo sujeto a IVA, los segundos además de consumir pueden ahorrar." Frente al "no hay dinero" de Rajoy, la realidad nos muestra los escandalosos privilegios de los que más tienen"

Además Gestha denuncia que “los recortes del Gobierno suponen un ataque brutal contra los empleados públicos…, sin atender a razones de justicia social ni económicas..., ellos no han generado el agujero de 60.000 millones en las cajas, ni son responsables de las enormes deudas no financieras de las CCAA y ayuntamientos”.

Desde estas posiciones Gestha propone medidas que por sí solas bastarían para sacar los 65.000 millones de euros que va a recortar Rajoy sin necesidad de tocar la paga de los funcionarios, subir el IVA o recortar a los parados.

Sólo con reducir la economía sumergida diez puntos se podrían obtener más de 38.500 millones de euros, cuatro veces más de lo que se pretende recaudar subiendo el IVA y más de la mitad de los recortes de Rajoy. Sería necesaria una reorganización en profundidad de Hacienda para que los técnicos se concentraran en las auditorias y la investigación a las grandes fortunas y grandes empresas “responsables del 72% de la evasión fiscal”.

Modificar el Impuesto de Sociedades para acabar con las exenciones y que las empresas que tiene más de un millón de euros en beneficios paguen el 35% efectivo. Se acabaría con una de las mayores injusticias del sistema fiscal respecto a lo que pagan pymes y microempresas, y se obtendrían 14.000 millones de euros más.

Implantar un nuevo impuesto sobre la riqueza para los grandes patrimonios, cerrando las vías de evasión del impuesto de patrimonio, para recaudar 3.400 millones de euros. Acabar con los privilegios de las SICAV, otros 1.400 millones. Y un impuesto sobre las transacciones financieras, más de 4.500 millones.

Son medidas sencillas y perfectamente realizables. Solo hace falta voluntad política. Porque esos 65.000 millones ahora se les están perdonando a una ínfima minoría ultra privilegiada, a costa de machacar al 90% de la población.