Crece el rechazo al "bipartidismo" de los recortes

La "syrización" de España

Dos de cada tres españoles se sienten defraudados por el gobierno de Rajoy. El 91% piensa que "la crisis la estamos pagando todos menos los bancos y los más ricos"

5
6 votos
09-10-2012
A medida que se prolonga la crisis y crece el saqueo, aumenta el rechazo contra la polí­tica de recortes y la intervención exterior, el agrietamiento del modelo bipartidista y la desafección hacia una clase polí­tica en "decadencia". Así­ lo reflejan las encuestas y la calle.
La participación directa en las manifestaciones o la "simpatí­a" con los motivos por los que se convocan de amplios sectores que representan al 90% de la población.
A medida que se prolonga la crisis y crece el saqueo, aumenta el rechazo contra la polí­tica de recortes y la intervención exterior, el agrietamiento del modelo bipartidista y la desafección hacia una clase polí­tica en "decadencia". Así­ lo reflejan las encuestas y la calle.

 

Según el sondeo de Sigma Dos para Telecinco en la primera semana de septiembre, dos de cada tres españoles (el 67,8%) se siente “decepcionado por el gobierno de Rajoy”. Y la mitad piensa que debiera “presentar su dimisión” como presidente del Gobierno. Incluso entre los votantes del PP, casi un 30% se arrepiente de haberlo votado hace apenas diez meses. "Crece la “syrización” de la sociedad española y con ella las condiciones para hacer frente a las imposiciones del hegemonismo"

 

Mientras, el barómetro de El País refleja que el 77% comparte “los motivos” de la protesta del 25-S, aunque una parte importante no esté de acuerdo con la forma que han tomado las manifestaciones ante el Congreso, ni con las reivindicaciones máximas como la disolución del Parlamento y la apertura de un proceso constituyente. Especialmente revelador que el 61% de los votantes del PP también comparte esos “motivos” para manifestarse contra los recortes, según este barómetro.

Pero si el rechazo a las políticas de recortes crece tan imparable como la “decepción” con Rajoy y el PP, tampoco el PSOE de Rubalcaba logra cambiar su tendencia. Según la encuesta del CIS sobre las elecciones gallegas y vascas, el Partido Socialista de Galicia seguiría bajando y perdería uno o dos escaños. Unos resultados que en Euskadi podrían llegar a un desplome de hasta diez diputados.

 

De la desafección y decadencia a la unidad

Las encuestas, en definitiva, vienen a reflejar lo que también estamos viendo en la calle, desde las movilizaciones sectoriales contra los recortes en Sanidad, Educación o los sueldos de los funcionarios, a las convocatorias generales del 19 de Junio y las más recientes del 15 de septiembre, el 25-S y la última del domingo 7 de octubre en 57 ciudades españolas.

Existe un malestar creciente y una desafección ciudadana contra una clase política (antes Zapatero y ahora Rajoy), sumisa a las imposiciones que ordenan el FMI y Bruselas, y que aplica implacablemente recortes al 90% de la población, mientras “salva” a banqueros y multinacionales. Como refleja e barómetro de El País, el 91% piensa que “la crisis la estamos pagando todos menos los bancos y los más ricos”.

Todo ello pone de manifiesto el avance de la “syrización” que, aún sin alcanzar el nivel al que ha llegado en Grecia, es cada vez más evidente. El desgaste del modelo bipartidista y las fuerzas principales –PP, PSOE- encargados de ejecutar los recortes. El malestar interno dentro de esos mismos partidos y el alejamiento de sus bases de votantes, como reflejan las encuestas. La participación directa en las manifestaciones o la “simpatía” con los motivos por los que se convocan de amplios sectores que representan al 90% de la población, desde trabajadores, pensionistas, o jóvenes hasta el mundo de la cultura o profesionales de todo tipo, policías, jueces…; votantes de izquierda y deL PP, en blanco o abstencionistas…

Crece la “syrización” de la sociedad española y con ella las condiciones para hacer frente con más posibilidades de éxito a las imposiciones del hegemonismo y la oligarquía. Una de cuyas claves va a estar en nuestra capacidad para levantar un frente amplio de unidad con todos los sectores del rechazo sin exclusiones.

 

¿Qué te ha parecido el artículo?