España el paí­s de la UE donde más aumentan las desigualdades sociales

Saqueo y explotación

El problema no es que no hay recursos, sino que estos se siguen concentrando cada vez en menos manos y al servicio de los intereses de menos gente.

5
4 votos
19-10-2012
El último informe del Eurostat no hace más que confirmar lo que venimos comprobando en los últimos años, especialmente desde el estallido de la crisis, España no sólo es el paí­s de la UE donde más se han incrementado las desigualdades sociales, sino además donde la concentración de la riqueza en unas pocas manos ha avanzado imparablemente.
El "coeficiente Gini" utilizado por la Unión Europea, que mide la diferencia de ingresos por cada paí­s, ha alcanzado en España su nivel más alto desde que hay registros, 34 puntos, frente a los 29 de Alemania o los 22,5 de Noruega.
El último informe del Eurostat no hace más que confirmar lo que venimos comprobando en los últimos años, especialmente desde el estallido de la crisis, España no sólo es el paí­s de la UE donde más se han incrementado las desigualdades sociales, sino además donde la concentración de la riqueza en unas pocas manos ha avanzado imparablemente.

Si en Europa la tendencia es a que se sigan ampliando las diferencias entre pobres y ricos, España se ha convertido en el país con mayor distancia entre las rentas bajas y altas. Una brecha que comenzó a crecer hace cinco años con el estallido de la crisis y que no ha parado desde entonces.

El “coeficiente Gini” utilizado por la Unión Europea, que mide la diferencia de ingresos por cada país, ha alcanzado en España su nivel más alto desde que hay registros, 34 puntos, frente a los 29 de Alemania o los 22,5 de Noruega. "Cuando hablamos de “los más ricos” no estamos hablando de las familias, sino de las entidades financieras, sociedades de inversión, fondos y empresas, controladas por el 1% más rico"

Según Eurostat y los informes de la OCDE, la renta media del 10% más rico es aproximadamente nueve veces mayor que la correspondiente al 10% más pobre. Pues bien, el 70% de toda esa riqueza, que el Banco de España estima en 1 billón 328.000 millones de euros, se la apropia el 10% de la población. El resto, casi 3 billones de euros está en poder de instituciones financieras, empresas, sociedades, etc. La inmensa mayoría de las cuales, a su vez, son propiedad o están controladas por el 1% más rico de la sociedad.

Y cuando hablamos de “los más ricos” no estamos hablando de las familias, sino de las entidades financieras, sociedades de inversión, fondos y empresas, controladas por el 1% más rico; no más de medio millón de personas que acumulan en sus manos una riqueza financiera – la parte más importante de la riqueza de un país, en tanto que es la que está dotada de la propiedad, al invertirse y ponerse en contacto con la fuerza de trabajo, de producir nueva riqueza,- por un valor superior a los tres billones de euros.

En definitiva, son ellos los que se han quedado con las gigantescas cantidades de dinero generadas estos años.

El problema no es que no hay recursos, sino que estos se siguen concentrando cada vez en menos manos y al servicio de los intereses de menos gente.

¿Qué te ha parecido el artículo?