SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

Entre mañana y el 25-N, el PSOE se hundirá

El Confidencial

5
1 votos
20-10-2012
http://www.elconfidencial.com/opinion/notebook/2012/10/20/entre-manana-y-el-25n-el-psoe-se-hundira-10067/ http://www.elconfidencial.com/opinion/notebook/2012/10/20/entre-manana-y-el-25n-el-psoe-se-hundira-10067/

Aún en el improbable supuesto de que el PP no alcanzase la mayoría absoluta en Galicia -que muchas encuestas le atribuyen- y aunque los conservadores pierdan alguna posición en el País Vasco, el Partido Socialista Obrero Español se introducirá desde mañana en una etapa de descomposición. Porque Andalucía y Asturias han sido sólo dos efectos ópticos engañosos. El PSOE gobierna en Sevilla -después de perder las elecciones frente al PP- gracias a Izquierda Unida (con Sánchez Gordillo dentro) y en Oviedo, Javier Fernández depende de UPyD y de la organización de Cayo Lara. O sea, que sus bastiones autonómicos son precarios en extremo después del 22-M de 2011 y tras la perforación de su suelo electoral en las generales de noviembre del pasado año (sólo 110 escaños).

Mañana, el PSE-PSOE, además de perder el Gobierno vasco, se dejará en el camino entre siete y ocho escaños (de 25 pasaría a 14-16, según la encuesta de El Correo de Bilbao) situándose en uno de los registro más bajos desde 1980. En Galicia, tres cuartos de lo mismo: de los 25 escaños actuales, las encuestas (por ejemplo la de la cadena SER) le augura una pérdida de seis, y otras, hasta de ocho diputados. Si estos desplomes se conectan con lo que está ocurriendo en Cataluña con el PSC, que perdería  siete u ocho escaños el 25-N (pasaría de 28 a 20-21), se llegará a la sencillísima conclusión de que los socialistas se deslizan por un tobogán hacia la jibarización de su presencia política institucional. Su regreso al poder se antoja, ahora sí, una quimera.

Otras encuestas, al margen de la intención de voto, están delatando que el problema del PSOE es enormemente complejo. Por una parte, sigue bajo el síndrome de desestructuración orgánica e ideológica que propició el liderazgo de Rodríguez Zapatero, cuya acción de Gobierno en la segunda de sus legislaturas se recuerda vivamente como la renuncia ideológica más absoluta, un monumento a la improvisación y a la banalidad. Por otra parte, desde que el expresidente hiciese mutis por el foro, el partido ha sido incapaz de recuperar el pulso bajo el liderazgo de Alfredo Pérez Rubalcaba. Elegido precariamente en el mes de febrero en el Congreso de Sevilla, su discurso, tan conocido, y su perfil, tan avejentado, no tiene capacidad tractora para recuperar a la organización. La ausencia de procedimientos transparentes para la designación de los líderes socialistas que compiten ahora en las urnas -nada de primarias- hacen que López, Vázquez y Navarro tampoco hayan sometido su proyecto a unas bases que se alejan del partido por su conducción elitista y por su discurso rutinario.

Es difícil localizar el destino del voto que huye del PSOE. En algunos casos, IU los recibe, pero también UPyD y, en menor medida, partidos nacionalistas y el PP. Otros se van a la abstención como opción más coherente. Pero, fueren a donde fueren esos votantes socialistas, parece que protagonizan una defección de grandes proporciones pese a que el PP sufre un enorme desgaste, sin embargo menor que el del PSOE. Que, insisto, podría encontrarse a final de año ante una auténtica y dramática encrucijada ¿Qué hacer?, se preguntan intelectuales y pensadores de la izquierda. La autocrítica no basta, hace falta adaptación a una globalización de la gobernanza de las sociedades muy afín a los valores liberales que ha engullido a la socialdemocracia tradicional de la posguerra y que no tendrá más remedio que reinventarse. Porque, casi de modo indefectible, cuando algún partido socialista llega al poder -es el caso de Francia con Hollande- se ve compelido a desarrollar política estandarizadas y sólo testimonialmente socialdemócratas.

La oposición a la izquierda declinante de España, y de más allá de nuestras fronteras, no es sólo la derecha ortodoxa que combate el déficit y reformula en niveles progresivamente menores el Estado de bienestar, sino también lo son los llamados mercados que han roto el espinazo de los valores dogmáticos del socialismo europeo, en tanto que en los países latinoamericanos el izquierdismo es sustituido por el populismo y en los Estados Unidos por un liberalismo con tinturas sociales como el de Barack Obama.

El PSOE, además, en la crisis del modelo de Estado que padece España, se muestra desconcertado y errático, mucho más que el PP, aferrado con mayor coherencia a sus tesis tradicionales

¿Qué te ha parecido el artículo?