Paulo Raposo

¡Que se Lixe la Troika!

"El éxito del 15-S fue aprovechar la indignación más orgánica y poner la atención en la Troika"

5
6 votos
25-10-2012
"¡Que se Joda a Troika!" es el nombre del grupo que lanzó la convocatoria del 15-S en Portugal, llamando a todos los ciudadanos de Grecia, España, Italia e Irlanda a salir a las calles, organizando la mayor manifestación en Portugal desde la revolcuión de los claveles, y dí­as después parando la rebaja salarial propuesta por el gobierno.
"¡Que se Joda a Troika!" es el nombre del grupo que lanzó la convocatoria del 15-S en Portugal, llamando a todos los ciudadanos de Grecia, España, Italia e Irlanda a salir a las calles, organizando la mayor manifestación en Portugal desde la revolcuión de los claveles, y dí­as después parando la rebaja salarial propuesta por el gobierno.

 

Paulo Raposo, tiene 49 años, es antropologo y profesor en universidad pública de Lisboa, y activista. No pertenece a ninguna organización política ni sindical, pero ha formado parte activa de los movimientos sociales desde la revolucion de los claveles. Desde hace 2 años participa en las movilizaciones ciudadanas en Portugal – fue miembro de la Asamblea del Rossio en Mayo 2011, del grupo internacional que organizó la 1ª reunión internacional de “indignados” en Lisboa, en Junio del 2011, y en las manifestaciones promovidas por la Plataforma 15 Outubre -. Fue parte del grupo que promovió la Primavera Global, en Mayo 2012 en Lisboa, y desde Agosto 2012, es parte del colectivo “Que se Lixe a Troika” (Que se Joda la Troika) que está formado por activistas con y sin filiación política, miembros de sindicatos, artistas, intelectuales, profesores, periodistas... parados. Este grupo es el responsable de la convocatoria de la marcha del 15-S en Lisboa, del 21S – manifestación frente al palacio presidencial - y ahora del 13-O - junto a artistas, profesionales del arte y cultura, y el movimiento internacional de “indignados”, Global Noise -.

¿Qué está pasando en Portugal? España está amenazada por una inminente intervención pero Portugal lleva un año intervenida.

La intervención de la Troika en Portugal empezó en 2009, con el gobierno de José Sócrates, que es un socialista liberal, y no fue la primera vez que el FMI entraba en Portugal, poniendo “reglas” y “rescatando” dinero. Actualmente esta intervención se ha vuelto mucho más violenta, por que el actual gobierno ha implementado medidas de austeridad aún más duras que aquellas que la Troika proponía. 

Así, por ejemplo, la Sanidad y la Educación fueron los sectores más afectados, con recortes que han significado una rebaja del 15% en los Presupuestos del Estado en 3 años, o sea, un recorte de 2,8 milliones de euros. La Cultura es un caso extremo de negligencia gubernamental; ahora, con menos de 0,1% del PIB en los Presupuestos. Hay recortes en los apoyos a todas las artes, no hay apoyos puntuales a proyetos, solo hay contratos temporales, ni derecho a los subsidios o prestaciones de paro, y los trabajadores son obligados a pagar “voluntariamente” la tasa por la reforma de las pensiones, cerca del 30% del salario mensal.

El caso más triste y violento es, obviamente, el de las pensiones y los salarios. La Troika exigió recortes en el coste del trabajo y, por supuesto, todos los servidores públicos se quedaron, en 2011, sin la mitad de las prestaciones que les corresponden por vacaciones y sin la totalidad de la paga de navidad, y en 2012 sin las dos prestaciones. Estas medidas fueron declaradas inconstitucionales por el Tribunal Constitucional, y por eso surgió, para el 2013, la propuesta de subir la TSU (Tasa Social Única) para los trabajadores, del 11% hasta el 18%), y de rebajarla para los empresarios, del 23% hasta el 18%. Este fue el motivo de las protestas del 15S. 

Como solución el gobierno propuso en los Presupuestos del Estado para el 2013, una subida de impuestos violentísima, que significa básicamente lo mismo, o peor, para todos los trabajadores, sean del sector público o privado, con redución del numero de escalones de IRS (Impuesto sobre el Rendimiento Singular), lo que significa una mayor tributación para los trabajadores, y con aumentos brutales en los impuestos, especialmente para la clase media. Los salarios están ahora casi iguales al año 2000. Pero el coste de vida ha subido muchísimo, con el aumento del IVA del 18% al 23% en casi todos los bienes de consumo (13% solo para algunos pocos casos), sobretodo en la alimentación, transportes, medicamentos, gasolina..."Los trabajadores son obligados a pagar “voluntariamente” las pensiones, cerca del 30% del salario mensal"

Finalmente, tenemos la cuestion de las privatizaciones del sector publico: la TAP y la ANA, aviones y aeropuertos, el agua y la electricidad, los trenes de mercancías, la televisión estatal y los puertos, que aún están en negociaciones. Además les llaman sociedades publico-privadas, cuando desde hace más de 20 años están hipotecando los bienes comunes, dejando los riesgos al Estado y los beneficios en manos privadas, con acuerdos dañosos y criminales, basados en la corrupción politica de los responsabiles gubernamentales. Y todo eso fué planeado en reuniones del gobierno, con mayoría paralementaria, y la Troika. Un homicídio premeditado de un pueblo. 

Además el dinero que entra de los “préstamos” de la Troika es canalizado directamente hasta la banca (corrompida y responable de la crisis) para pagar los intereses de la deuda. De los 78 mil milliones de euros de préstamo, 12 mil milliones fueron para “rescatar” la banca, 45 mil millliones para pagar los intereses de la deuda, y los restantes 31 mil milliones no fueron aún transferidos… y la deuda ¡no para de subir!  

El Estado Social ha desaparecido, el paro subió hasta el 15% de la población activa (el 50% en la juventud), la economía no deja de contraerse, el fin de la democracia va de “despacho y decreto” en “despacho y decreto” 

¿Cuál es el pulso de las movilizaciones después del éxito conseguido desde el 15-S y la movilización que paró la rebaja salarial?

Pues, por supuesto, muy bueno, pero sin resultados prácticos por ahora. Con todas las medidas de austeridad y de recortes, la gente se siente por muy maltratada. Hay manifestaciones casí todos los días, de los deficientes, de los profesores sin escuela, de los puertos, de las petroleras, de los comedores, de los militares y policias, de los médicos y enfermeros, de los periodistas, hay de todo... Pero de momento no se va a repetir lo del 15-S, porque eso fue un grito muy fuerte de toda la población de Portugal contra la locura gubernamental y unas medidas de austeridad muy violentas. No olvidemos que Portugal hizo la primera megamanifestación europea, el 12 Marzo, de los ultimos 2 años, que inspiró el 15-M en España e hizo que los socialistas liberales se fuesen. Desde el 15-S hasta hoy muchas otras manifestaciones que se han realizado – el 29-S de los sindicatos, el 5 de Octubre de varios sectores de la ciudadanía, el 13 de Octubre del arte con la resistencia, el 15 de Octubre el rodeo al Parlamento, y ahora el 31 de Octubro otro rodeo con sindicatos y movimientos sociales unidos. Y claro, la Huelga General del 14-N, que será ahora de todos los países en el punto de mira de la Troika – Grécia, España, Itália, Malta, Chipre…y quizas algunos más -. Y esto es el principio de la solidaridad de los llamados PIIGS, lo que significa, ciertamente, algo nuevo en el futuro. 

¿A qué se debe el éxito de la movilización popular?

Por un lado, la gente está siendo más consciente de los procesos no democráticos y autoritarios de los gobiernos, de las instituciones como la UE, el BCE, y el FMI. Pero hay aún una idea mucho difícil de desconstruir, que es que el “préstamo” es necesario y que nos salva de la bancarrota. La gente sale a la calle porque no le gustan los trucos de los políticos y la corrupción, pero aún no se pegrunta si no es el sistema y las reglas del juego lo que hay que cambiar. Hay un peligro de populismo muy antipolítico que no nos gusta, y de caza de brujas que puede traer una escalada totalitaria, al estilo de Aurora Dorada en Grécia. Y así  se confunde la ambición de más democracia con una simple indignación populista. Claro, es legítima porque los politicos están muy respaldados en la corrupción, pero sin efectos claros en los cambios sociales y del sistema capitalista. El éxito del 15-S fue aprovechar esta indignación más orgánica, digamos, y poner la atención en la Troika y en las medidas de austeridad del gobierno."Hemos realizado la manifestación más numerosa desde la revolución de los claveles"

¿Cuáles fueron las claves de la convocatoria del 15-S?

Hacer algo extraordinario. Algo que todos podíamos hacer juntos. Rescatar nuestras Vidas y no la Deuda. Y hacerlo sin los partidos y los sindicatos, pero sin hostilidades. Fueron 29 personas las que hicieron la llamada, ciudadanos y activistas de muchos sectores y cuadrantes politicos. No muchas reuniones, sin pegar carteles, pero muchos textos circulando por las redes sociales, por los medios, e invitar a todos los grupos y colectivos a particpar en la movilización. Los tiempor fueron muy importantes – la Troika estaba en Portugal en ese período – y después el jefe del gobierno, Passos Coelho, hizo un discurso terrible, 3 o 4 días antes de la manifestación, proponendo la TSU, y eso fue la gota que colmó el vaso. La gente estaba harta…

¿Cómo surgió la movilización ante el Palacio Presidencial?

Tras el 15-S se hizo la llamada. El Presidente había anunciado la reunión esa manaña y lo integramos en el texto que leímos al final y que hicimos circular. El 21-S fuimos unas 20 mil personas, durante muchas horas ante el Palacio Presidencial, que queda en una zona de Lisboa sin grandes acesos. Se hicieron muchas llamadas en las redes sociales. Y los periódicos, los mayoritarios, no pudieran callar el hecho. Además, teníamos la baza de haber realizado la mayor manifestación desde hace la revolución de los claveles.

En España, una parte de las movilizaciones se dirigen contra la clase política, pero no contra la Troika. ¿Crees que una clave ha sido la de unir a la sociedad contra quienes son los responsables principales, la Troika, el FMI y Berlín?

Aún no estoy seguro que la gente saliera por eso, y no por su vida, por su indignación. Lo que pienso es que tenemos de dar forma política a esa indignación, y no apenas crucificar a los políticos. La corrupción es una realidad muy importante en el sistema político actual, pero no siempre se valora bien. Si quieres que el poder sea del pueblo, si quieres que la democracia sea más participada, más horizontal, entonces tienes de hacer que la política no sea una cosa sucia, horrible y despreciable. Ni tan poco sólo criticar a los políticos que son corruptos, porque así no la podemos transformar en algo que nos pertenezca a todos y todas. Así tan sólo cambian los tramposos, pero no va a cambiar el juego y las reglas. Es muy importante articularlo de otra manera… los responsables principales deben empezar a emerger, y al final vamos a atacar el corazón de la bestía – la UE, el FMI, y el BCE – para el caso europeo al menos. Y por eso la lucha debe empezar a ser mucho más internacional, en una serie de protestas amplias y al mismo tiempo.

En Portugal ha cristalizado un movimiento popular muy amplio. ¿Cómo unir a la gran mayoría de la sociedad dejando las diferencias a un lado?

Eso es muy dificil de contestar. No lo sabemos aún. Nosotros estamos en la fase de, al menos, aceptar las diferencias de los próximos. De discutir entre sindicalistas, gente con o sin partido, gente anti-capitalista o reformista… pero no dejamos que los fascistas y la derecha muy xenofoba (que no está muy presente en Portugal) se junten a las protestas. Claro que van y hacen sus carteles, pero no hacemos nada en conjunto. Sin embrago, lo más importante, no es esta diferencia entre pensamiento de izquierdas y fascistas, sino llegar a la mayoría que no vota o que vota siempre el mismo, que no está politizada, y que critíca a los politicos. Esos sí, son muchos ciudadanos y son muy diferentes activistas. Y es necessario llegar más cerca de ellos, escucharlos más, hablar, discutir, sin hacer bandera de un populismo fácil, sin procurar convencerlos para gritar “¡Abajo el gobierno o la Troika!”, pero a hablar con ellos y para ellos de esos temas."Hay que llegar a la mayoría que no vota o que vota siempre lo mismo, que no está politizada"

¿Cómo se articula el movimiento Que Se Lixe A Troika? ¿cómo os organizáis?

Bien, lo primero es que no somos un movimiento. Y tampoco somos los únicos. Una cosa muy buena fue que en el 15-S, por todo el país se formaron grupos “Que se Lixe a Troika”, en más de 40 ciudades, y incluso en el extranjero (casi como DRY o el 15-M). Tenemos contactos con estos grupos, pero no somos ni responsables nacionales, ni representamos a nadie. Somos un colectivo de personas que se reúnen en Lisboa y que discuten acciones, ideas, propuestas... y lo hacemos siempre en consenso, sereno pero muy dialéctico. Si no es posible el consenso total, lo hacemos en grupos distintos. Nadie firma una propuesta si no se reconoce en ella. Después lo transformamos en campaña viral en nuestras redes, colectivos, movimientos, amigos y amigas, vecinos... para que también la discutan y se planteen formas de movilización o distintas contribuciones. Así tenemos una política de geometría variable, es decir, éramos 29 en la protesta de 15-S y del 21-S, pero después llamamos al 29-S con los sindicatos, porque somos solidarios con los trabajadores (aunque no tanto con los dirigentes sindicales), nos juntamos con los artistas en el 13-O y con el Global Noise, y estamos ahora llamando al 31-O en sintonía con los sindicatos y los demás movimientos sociales. Estamos ahora haciendo un esfuerzo por estar también en los medios mayoritarios, para decir algo diferente de lo que se escucha siempre, pero con la conciencia de que no somos más que nosotros mismos, no representamos a nadie. Y que es la gente la que se tiene que movilizar y tomar las cosas en sus manos. Nosotros estamos siempre con las protestas que se van haciendo y que tengan un mínimo de consenso en el grupo. Después tenemos lo normal de los activistas actuales: los blogs, facebook, twitter…

¿Cuál es la relación con partidos y sindicatos?

Con los sindicatos mucho mejor ahora. También porque fuimos capaces de sacar a la gente de nuevo a la calle. Sin imponérselo a nadie, hablando e intentando articular conjuntamente las protestas. Con los partidos menos. Con partidos no tenemos relaciones, pero hay gente en el colectivo que sí son de partidos. Somos apartidarios, pero no antipartidos. Creemos que la democracia se puede hacer de muchas maneras, y los ciudadanos pueden ejercerla desde cualquier parte.

¿Cuáles son los siguientes pasos que váis a dar?

El 31 de Octubre hay una concentración en el Parlamento contra la aprobación de los Presupuestos del Estado, que creemos va ser, de nuevo, muy grande. Los sindicatos también estan convocando en el mismo sitio y fecha. Otros movimientos sociales, e incluso ciudadanos anóminos también. Después tenemos la idea de empezar a articularnos mucho más en redes europeas. Tenemos ya muchos contactos, y en la manifestacion de 15-S leímos un texto del Grupo de Economía de Acampada Sol, del 15-M.  Y eso va a ser fundamental en la Huelga General del 14-N, y en la llegada de la canciller Merkel a Lisboa en 12-N – vamos escribir una carta abierta firmada por el mayor número de activistas, ciudadanos, colectivos, movimientos... -. Vamos hacer algo muy articulado con otros países. Ahora mismo estamos preparando también una delegación al encuentro “ahora99” en Madrid, el 14-N y quizá tambien en “Firenze 10+10”, para coordinar mejor las relaciones internacionales. Creemos todos que el problema es global y la lucha tiene de ser cada vez más internacional, pero sin dejar de  poner el foco en las cuestiones locales particulares.