SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

La alianza entre EEUU y Egipto depende de las reformas democráticas de Morsi

The Washigton Post

5
1 votos
09-12-2012
http://www.washingtonpost.com/opinions/us-egypt-alliance-depends-on-democratic-reform-by-morsi/2012/12/04/f073c856-3e41-11e2-ae43-cf491b837f7b_story.html http://www.washingtonpost.com/opinions/us-egypt-alliance-depends-on-democratic-reform-by-morsi/2012/12/04/f073c856-3e41-11e2-ae43-cf491b837f7b_story.html

La noticia relativamente buena de Egipto es que el nuevo gobierno islamista de Mohamed Morsi proclaman a viva voz su deseo de que exista un "asociación estratégica" con Estados Unidos. Durante una visita a Washington esta semana, Essam El Haddad, un importante asesor del Sr. Morsi, dijo que el nuevo régimen considera que su relación con el gobierno de Obama tiene como base "valores compartidos", agregando que "tiene un gran potencial para desarrollar una nueva esperanza en la región e incluso fuera de la región ".

La mala noticia es que Egipto está peligrosamente polarizado entre el movimiento de los Hermanos Musulmanes del Sr. Morsi y las fuerzas liberales y laicas, que han salido a las calles en varias ocasiones en las últimas dos semanas. Ellos están ahí para protestar por la asunción por el Sr. Morsi de poderes casi dictatoriales y la carrera posterior de su partido para completar una nueva constitución. El referéndum está previsto para 15 de diciembre.

El Sr. Haddad reivindica que las acciones del Sr. Morsi significan que Egipto se moverá más rápidamente a un sistema democrático de control y equilibrio de lo que tendría de haber permitido a los jueces nombrados por el ex autócrata Hosni Mubarak a disolver la Asamblea Constituyente, tal como parecieron decididos a hacer. Argumenta que la nueva Constitución institucionaliza las libertades y los derechos que se les negaron a los egipcios durante más de cinco décadas de gobierno militar, incluyendo la protección contra la tortura, la libertad de reunión y el derecho a formar partidos políticos y editar publicaciones sin permiso del gobierno.

De hecho, la nueva Constitución es un cajón de sastre. Si bien no imponer la sharia u otros dogmas fundamentalistas como ley en el país y contiene las disposiciones liberales descritas por el Sr. Haddad, en general los artículos escritos parecen dar al gobierno el poder para socavar los derechos individuales. Al ejército egipcio se le da una autonomía virtual, con un ministro de Defensa designado de entre sus filas y un presupuesto determinado por un Consejo de Seguridad Nacional y no por el parlamento.

El problema de fondo es que el gobierno del Sr. Morsi parece dispuesto a avasallar, en lugar de buscar la inclusión, a los oponentes laicos. A mismo tiempo que sus voceros dicen que reconocen que algunos de los manifestantes pacíficos son miembros del movimiento que derrocó a Mubarak, afirman que las multitudes contienen matones pagados y provocadores. En definitiva, aún no está claro si el régimen se está moviendo hacia una democracia viable pero inestable, o a una nueva autocracia.

Todo esto coloca a la administración Obama en una posición difícil. La administración está comprensiblemente ansiosa de abrazar la alianza que el Sr. Haddad describe; la asociación con Egipto ha sido uno de los pilares de la estrategia de EEUU en Medio Oriente durante 40 años. El presidente Obama trabajó en estrecha colaboración con el Sr. Morsi durante la crisis del mes pasado en Gaza, y la crítica pública del Departamento de Estado sobre la toma de poder del Sr. Morsi ha sido silenciada. Sin embargo, Estados Unidos no puede volver a una política que ignore la represión interna en Egipto, sobre todo cuando se dirige contra los movimientos laicos y liberales.

El Sr. Morsi tenía previsto visitar Washington el 17 de diciembre, por suerte, los dos gobiernos acordaron posponer el viaje hasta después de la segunda investidura de Obama. Esto proporcionará más tiempo para juzgar si el Sr. Morsi está llevando a su país hacia la democracia, y si va a buscar un compromiso con la oposición. Si no lo hace, la esperanza que inspira la asociación de la que habló el Sr. Haddad no será posible.

¿Qué te ha parecido el artículo?