SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

El regreso del Cavaliere y el muro del Professore

La Repubblica

5
1 votos
10-12-2012
http://www.repubblica.it/politica/2012/12/10/news/ritorno_berlusconi_diamanti-48431563/?ref=HREA-1 http://www.repubblica.it/politica/2012/12/10/news/ritorno_berlusconi_diamanti-48431563/?ref=HREA-1

Aquí está otra vez. Il Cavaliere. Vuelve a bajar al campo de batalla. Desafiando a todos. Al centro-izquierda, a los que volverá a tildar de"comunistas" disfrazados. Al centrista Tercer Polo, los "tontos útiles". Y antes de todo y de todos: a Monti. Il Professore. El verdadero culpable de la crisis económica italiana. La cual, por supuesto, cuando él era presidente era mucho menor. Aunque los enemigos –los pesimistas comunistas– la agitaran como polémica en su contra.

Aquí está de nuevo. Berlusconi. No podía ser de otra manera. Impensable que saliera de la escena de forma espontánea. Admitiendo, de esta manera, su derrota. El fin de Berlusconi. Por otra parte, las encuestas de opinión explican y justifican su decisión. Incluso más allá de las razones personales que le mueven. La necesidad de proteger sus intereses y defenderse de las múltiples acusaciones contra él. Más allá de todo esto, el año pasado ha demostrado la incapacidad del centro-derecha para reinventarse. Para encontrar una identidad y alternativas de liderazgo.

Sin Berlusconi. En menos de dos años, el PDL ha caído en las encuestas desde el 30% al 18%. Hace apenas un año era todavía de un 25%. Su delfín, Angelino Alfano, ha demostrado ser incapaz de nadar solo. En un año, el PDL se ha dividido. El 44% de sus votantes prefieren a Berlusconi como primer candidato ministerial. Menos de la mitad. De cualquier forma, sin embargo, casi el 80% preferiría que el candidato fue elegido en primarias (...) Pero el PDL no es como el Partido Demócrata. Como el centro-izquierda. No tiene raíces en el territorio. Sólo la Alianza Nacional tenía lazos de pertenencia a la sociedad. Pero, después de la unificación con –o más bien, la anexión a– el  PDL, también pasó a formar parte del "partido personal" de Berlusconi. Cuando la relación entre el líder y su pueblo están hechos mediante la identificación personal y por los "medios de comunicación" es imposible para otros jugar el mismo papel. Pero también es difícil seleccionar el liderazgo, más que el candidato a primer ministro, desde abajo. Así que el PDL, junto con el centro-derecha, ha perdido terreno. Y se lo ha cedido, en paralelo, a los competidores. Al centro-izquierda, al Partido Demócrata. Del mismo modo que a M5S. La zona gris de la incertidumbre. Por esto Berlusconi vuelve al campo de batalla. Para hacer frente a la desaparición del PDL. Para retrasar, al menos, el final de la Segunda República. Establecida "desde" y "hasta" Berlusconi. Bajo su "partido personal". Bajo "la democracia del público".

Aquí está de nuevo. Il Cavaliere. Evoca la memoria del 2006 (...) Cuando todos los daban por vencidos y sólo él era capaz de remontar. Hacia arriba, casi a igualar al centro-izquierda liderado por Prodi. Pero los tiempos han cambiado desde entonces. El PDL, hoy en día, es mucho menor que el FI solo entonces. Con la Liga Norte en busca del terreno perdido. Debilitada por los escándalos internos. Pero también por las divisiones. No va a ser fácil ir con Berlusconi, después de un largo período de oposición. Contra el gobierno. Pero también contra Berlusconi. Que, además, es hoy en día muy débil, desde el punto de vista del consenso hacia su persona. La confianza hacia él se ha reducido a un 20%. A finales de 2005 era de alrededor del 32% y en los primeros meses de 2006 había aumentado a más de un 35% (....) Por otra parte, la televisión, su aliado tradicional, cuenta ahora menos.

Al otro lado, la posición de los competidores es mucho más sólida que entonces. La intención de voto hacia el Partido Demócrata es de alrededor del 38%. Un índice, por supuesto, acentuado por las primarias y el descenso  de la IDV. Sin embargo, la brecha es enorme en comparación con el PDL. Y difícil de llenar. Por supuesto, la ley electoral puede complicar la consecución de mayorías estables en el Senado. Pero, a diferencia de 2006, Berlusconi y el centro-derecha no puede confiar en una alianza con los centristas. La UDC y las demás formaciones del Tercer Polo corren hacia el sol. Por sí mismos y, sobre todo, contra Berlusconi. Porque il Caveliere ha anunciado su regreso "contra" Monti. Por lo tanto, en contra del Partido Demócrata y, sobre todo, contra el centrista Tercer Polo. Que ha jurado lealtad a Monti.

Aquí está de nuevo. Berlusconi. En 2006 fue presentado como el empresario contra los enemigos del mercado. Confiado en que no habría "muchos pendejos que voten a la izquierda." Hoy, sin embargo, es el líder del sentimiento "anti-político". Hará campaña contra los comunistas del Partido Demócrata, contra al euro y Europa. Contra Monti. Junto con la Liga y compitiendo con los del M5S. Monti, por su parte, anunció su dimisión después de que se apruebe la ley de estabilidad. De esta manera, se ha convertido en un actor principal. Durante la próxima campaña electoral y, más importante aún, después de la votación (...)


Al anunciar su dimisión como primer ministro, Monti se negó a convertirse en el blanco de la campaña de Berlusconi. Y otros temas políticos. Pero, de este modo, obligará a todos a expresarse y a "tomar partido" sobre su experiencia de gobierno. Sobre las reformas realizadas y las que no se han hecho. Sobre su rol. Sobre política interior, pero también en política exterior. Sobre las relaciones con la UE, el BCE, el FMI. Con otros gobiernos internacionales. En los que il Professore tiene un gran crédito.


Monti, por otra parte, todavía tiene una amplia confianza a su persona en Italia, más del 47%. Mientras que su gobierno tiene la confianza de aproximadamente el 44% de los votantes (...) Un apoyo más amplio que el de los gobiernos que le precedieron, en tiempos mucho menos difíciles. Pero también en comparación con los gobiernos de los principales países europeos – en condiciones económicas mejores que las nuestras.

Presentándose a sí mismo como candidato a primer ministro (no como parlamentario, por supuesto, ya que es un senador vitalicio) o no, Monti está dispuesto a ser el protagonista de la próxima campaña electoral. El nuevo muro que atraviesa la política italiana. Que divide a los partidos y los votantes. A favor o en contra.


Esto refuerza la idea de que las próximas elecciones serán un punto de inflexión. Debido a que ofrecen la oportunidad de cerrar la Segunda República. Para ir más allá del Berlusconismo. Más allá de Berlusconi. Definitivamente.

¿Qué te ha parecido el artículo?