Contundente respuesta del pueblo venezolano

¡Chávez somos todos!

De la forma más ruí­n, Washington intenta utilizar la enfermedad de Chávez para torcer el rumbo en Venezuela. Se ha encontrado con una grandiosa respuesta popular.

5
5 votos
15-01-2013
Pese a quien pese, ni el pueblo venezolano ni el mundo hispano van a dar marcha atrás. Frente a los intentos de Washington y las fuerzas más reaccionarias por utilizar mezquinamente la enfermedad de Chávez para dar un golpe de timón, el pueblo venezolano ha respondido con una gigantesca movilización. Y el mundo hispano con la declaración de 22 paí­ses anunciando que no tolerarán ninguna injerencia.
Por primera vez en siglos, millones de venezolanos marginados, explotados, despreciados, humillados son y se sienten dueños de su patria y de su propio destino.
Pese a quien pese, ni el pueblo venezolano ni el mundo hispano van a dar marcha atrás. Frente a los intentos de Washington y las fuerzas más reaccionarias por utilizar mezquinamente la enfermedad de Chávez para dar un golpe de timón, el pueblo venezolano ha respondido con una gigantesca movilización. Y el mundo hispano con la declaración de 22 paí­ses anunciando que no tolerarán ninguna injerencia.

Posiblemente no haya mejor definición de la revolución bolivariana de Venezuela que la expresada por la corresponsal de una emisora colombiana en su crónica sobre la gigantesca manifestación que inundó Caracas el día que debía haber jurado el cargo Chávez: “no hay uno solo de los manifestantes presentes que no respondan con una emotividad casi rabiosa, con la misma respuesta, a la pregunta de ¿qué les ha dado Chávez? La respuesta es Patria.” "Como gritaron al unísono millones de gargantas en Caracas: "Chávez somos todos". Esa es su fuerza"


Y es que, en efecto, los 14 años de presidencia de Chávez han dado al pueblo venezolano muchas mejoras. Una de las mayores cotas de reducción de la pobreza en toda Iberoamérica, unas condiciones de vida dignas, hasta el punto que hoy el salario mínimo en Venezuela está situado en 540 euros mensuales (un 80% del salario mínimo español, cuando aquí el coste de la vida es al menos tres veces superior), acceso a una sanidad y una educación superior gratuitas, el control y el disfrute de las ingentes riquezas derivadas de petróleo, la posibilidad de formar cooperativas socialistas para explotar grandes latifundios a cientos de miles de campesinos sin tierra, la organización de un poder popular comunal para dirigir los barrios,.... Pero sobre todo les ha dado Patria.


Por primera vez en siglos, millones de venezolanos históricamente marginados, explotados, despreciados, humillados son y se sienten dueños de su patria y de su propio destino. Libres para decidir su futuro sin la injerencia, la intervención y el saqueo permanente de Washington. Sin tener que soportar sobre sus espaldas y pagar con su sufrimiento, su hambre y su miseria el peso ignominioso de una oligarquía depredadora, corrupta y vendepatrias.


Con este bagaje, a nadie debe extrañarle que, después de 14 años de gobierno, Chávez revalidara su presidencia hace sólo unos meses con el apoyo masivo del 62% de los votantes venezolanos.


Y tampoco tendrá nadie que extrañarse que el pueblo de Venezuela defienda hasta su último aliento sus conquistas y la línea que le ha llevado hasta aquí. Sea cual sea el resultado de la enfermedad del presidente –y nosotros, desde luego, deseamos con todas nuestras fuerzas que sea el mejor–, la grandiosa demostración popular de apoyo a Chávez en respuesta a las despreciables maniobras de la oposición y Washington tratando de utilizar su enfermedad para desestabilizar políticamente al país, pone de manifiesto la fortaleza de la revolución bolivariana.


Porque como gritaron al unísono millones de gargantas en Caracas: “Chávez somos todos”. Esa es su fuerza.

¿Qué te ha parecido el artículo?

Anónimo 19-01-2013 00:05

ahi en venezuela esta el camino a seguir , superando la propaganda y la intromision del inperio norteamericano el verdadero pueblo revolucionario se manifiesta en dar un paso mas en la profundizacion de la revolucion.