El FMI publica demoledoras previsiones sobre España y exige más recortes

Y Washington sacó su fusil

Washington utiliza al FMI como ariete para imponerle a Rajoy la obligación de más recortes y ajustes, que multipliquen el saqueo y la intervención sobre España

5
7 votos
18-04-2013
El FMI es un destacamento armado norteamericano. Sus informes, cuando son negativos, son munición financiera y mediática para imponer a los gobiernos las polí­ticas que Washington exige. Así­ acaba de suceder con España. Justo antes de que celebre en Washington su asamblea de primavera, el FMI ha publicado ""a bombo y platillo", dándole la mayor difusión posible- un demoledor informe sobre España.
El próximo 26 de abril, el gobierno de Rajoy anunciará "nuevas reformas". El FMI ya le ha marcado el guión.
El FMI es un destacamento armado norteamericano. Sus informes, cuando son negativos, son munición financiera y mediática para imponer a los gobiernos las polí­ticas que Washington exige. Así­ acaba de suceder con España. Justo antes de que celebre en Washington su asamblea de primavera, el FMI ha publicado ""a bombo y platillo", dándole la mayor difusión posible- un demoledor informe sobre España.

Anuncia que el PIB español caerá en 2013 un 1,6%, dos décimas más que el pasado año. Anticipa que la tasa de paro se elevará hasta el 27%. Pronostica que el déficit público subirá hasta el 6,9% en 2014. Y que la deuda pública se disparará hasta el 110,6% del PIB en 2018. Advirtiendo de que la prima de riesgo de los bonos españoles a dos años prácticamente podría duplicarse. "Washington exige, utilizando al FMI como ariete, más recortes para acelerar el saqueo"


¿Y cuál es la receta que el FMI ofrece para que la economía española evite el desastre que ellos mismos pronostican?


Más recortes. Todavía más.


El FMI exige “más ajustes para el déficit no siga desbocado hasta 2.108.


El economista jefe del FMI, Oliver Blanchard, ha declarado que “serán necesarias nuevas medidas de ajuste en 2014”. Aunque reconoce que “posiblemente afectarán al crecimiento”.


Pero además, ha exigido “más ajustes para que el déficit no siga desbocado hasta 2.018”. Prolongando cinco años más los tijeretazos.


Y ha advertido que “el proceso de devaluación interna y de recuperación de la competitividad [eufemismos para hablar de nuevos recortes salariales y de rentas] se produce de forma muy lenta”.


El FMI alertó el pasado octubre que la austeridad había perjudicado el crecimiento económico más de lo previsto. Pero parece que España es una excepción. Porque el mismo FMI nos exigen más recortes, la receta que ellos mismos reconocen que es un veneno para la recuperación.


La doblez y el cinismo de esta gente no parece conocer límites. Hace pocas horas, la directora del FMI, Christine Lagarde, afirmaba que “España puede crecer en 2014 si no es forzada a más ajustes”.


¿Pero entonces por qué preside un organismo que nos fuerza a ejecutar todavía más recortes?


El próximo 26 de abril, el gobierno de Rajoy anunciará “nuevas reformas”. El FMI ya le ha marcado el guión.


Rajoy pretendía suavizar este año el ritmo de los recortes, para evitar aumentar el notable coste político que comportan. Washingon ha respondido exigiendo una aceleración de los ajustes. Especialmente a la hora de dar un espaldarazo a la reforma de las pensiones, botín que el gran capital extranjero quiere merendarse a toca costa.


Luis de Guindos estará en Washington para acudir a la asamblea del FMI. Y se entrevistará con el secretario del Tesoro norteamericano. Cada vez que el “ministro Lehman Brothers” pisa suelo estadounidense, vuelve con el encargo de imponer nuevos ataques a la población.


¿Qué será esta vez? Seguro que nada bueno.