Más marines y menos pensiones para España

Una batalla contra la intervención y el saqueo

Varios acontecimientos sin conexión aparente entre sí­ ocurridos esta pasada semana constituyen, sin embargo, una imagen precisa de la inaudita velocidad con que Washington y Berlí­n están aumentando su grado de intervención y control sobre España. Lo que a su vez se traduce en una acelerada intensificación del saqueo contra el 90% de la población y en una pérdida de soberaní­a y capacidad de decisión autónoma del paí­s sin precedentes en nuestra historia reciente.

5
12 votos
23-04-2013
La negativa del PP a aceptar la dación en pago retroactiva, la instalación de una fuerza de intervención rápida de 500 marines norteamericanos en la base española de Morón, las declaraciones de Falciani tras su paso por la justicia española y las medidas que el gobierno va a aprobar en el consejo ministros del próximo viernes están anudados por un mismo y único hilo conductor: el insoportable nivel de intervención exterior y el escandaloso grado de sumisión de la clase polí­tica del bipartidismo a los dictados del FMI y Berlí­n.
Tropas de ocupación
La negativa del PP a aceptar la dación en pago retroactiva, la instalación de una fuerza de intervención rápida de 500 marines norteamericanos en la base española de Morón, las declaraciones de Falciani tras su paso por la justicia española y las medidas que el gobierno va a aprobar en el consejo ministros del próximo viernes están anudados por un mismo y único hilo conductor: el insoportable nivel de intervención exterior y el escandaloso grado de sumisión de la clase polí­tica del bipartidismo a los dictados del FMI y Berlí­n.


Frente a las mentiras difundidas por el gobierno para justificar su negativa, la realidad es que la dación en pago no es posible en España porque lo prohíbe expresamente el Memorándum de Entendimiento impuesto por la Troika para el rescate de la banca española.

Y lo prohíbe para proteger el valor de los 400.000 millones de euros que bancos alemanes, franceses y norteamericanos tienen invertidos en cédulas hipotecarias de la banca española. Si se aceptara la dación en pago, esas cédulas hipotecarias correrían el riesgo de perder gran parte de su valor.

Esto es lo que los bancos alemanes, franceses y norteamericanos no están dispuestos a permitir de ningún modo. Para eso la Troika impuso estas condiciones en las negociaciones. Por eso Rajoy y el gobierno del PP rechazan la dación en pago generalizada y por eso Rubalcaba dice que no cree que “sea la solución”.

Por otra parte, han bastado sólo 10 días para que el gobierno dé el plácet a la petición del Pentágono de desplegar 500 marines y ocho aviones de transporte en a base de Morón para reforzar la protección de las embajadas e instalaciones de EEUU en el norte de África y el Sahel. Su objetivo es contar con una fuerza de reacción rápida capaz de desplegarse inmediatamente en cualquier país de la zona ante una situación de crisis.

Como consecuencia de sus planes de contención de China, Washington está reduciendo sus tropas en Europa para centrarse en la cuenca del Pacífico. Con una única excepción: España. La nueva fuerza de intervención rápida de 500 marines autorizada por Rajoy se sumará ahora a la instalación en Rota de los cuatro destructores del componente naval del escudo antimisiles, con sus 1.100 militares, aprobada por Zapatero la última semana de su mandato.

"La degradación política de España se está multiplicando vertiginosamente" Pero no son sólo los marines. Las declaraciones del ex-empleado del banco suizo HSBC, Hervé Falciani, asegurando no sólo que EEUU fue su principal apoyo para sacar de Suiza la lista de los 138.000 banqueros y grandes fortunas europeas implicadas en el fraude fiscal, sino que fue el mismísimo Departamento de Justicia norteamericano el que le indicó la fecha exacta en que debía entrar en España porque “sabían hasta qué juez estaría de guardia a mi llegada” y “cuál sería el más favorable a nuestra estrategia” muestra mejor que mi palabras el grado de intervención y control de Washington sobre los aparatos de Estado españoles.

Ellos conocen con más exactitud y precisión que cualquiera de nosotros el funcionamiento interno de la justicia española.

Por último, en consonancia con las nuevas exigencias de la Troika, se espera que el gobierno apruebe este viernes una nueva subida del IVA, así como ajustes en la reforma laboral para facilitar todavía más la rebaja de los salarios.

Y aunque el hombre de Washington en el gobierno español, de Guindos, ha anunciado que no hay que esperar “nuevas medidas de austeridad importantes”, sí ha tenido interés en recalcar especialmente en una entrevista al Wall Street Journal que habrá un “frenazo del gasto en pensiones, que será mayor en los próximos años”. Es decir, una nueva confirmación de que el gran hachazo de este año será el nuevo recorte a las pensiones que exigen imperiosamente el FMI y Berlín.

La degradación política de España a una tercera o cuarta división regional, el aumento de la intervención imperialista en todos los frentes, incluida la utilización de nuestro país como plataforma para sus agresiones militares, el saqueo masivo contra el 90% de la población se están multiplicando vertiginosamente.

Y pesar de ello, o precisamente a causa de ello, entre las fuerzas del pueblo empiezan a despuntar iniciativas y alternativas que, si sabemos organizarlas y desarrollarlas, pueden convertirse en un obstáculo formidable a sus planes.

Próxima etapa: 15 de junio
"Poner en la calle la alternativa de las Pensiones a la Constitución" La más importante de ellas, sin duda, la Mesa Estatal por el Referéndum de las Pensiones, de cuya constitución informábamos la semana pasada.

Tras su formación, la Mesa ha decidido marcar la fecha del próximo 15 de junio como la primera  etapa para poner en la calle, y en el centro de atención de millones de personas, la alternativa de las Pensiones a la Constitución. Y al mismo tiempo sentar las bases en todas y cada una de las comunidades y provincias, y en buena parte de las ciudades de más de 20 mil habitantes del país, para la creación de centenares de plataformas unitarias, formadas por entidades (partidos, sindicatos, organizaciones...) y ciudadanos, para llevar adelante esta campaña, en los próximos meses y, posiblemente, años.

En esa fecha, 15 de junio, se harán entrega en Madrid (en un ligar todavía por determinar) de los primeros cientos de miles de firmas en apoyo al Referéndum. Y en torno a esa fecha se pretende que salgan varios manifiestos en los grandes medios de comunicación del país con miles de firmas de personalidades, colectivos, fuerzas políticas, sindicales y sociales de todo tipo manifestando su acuerdo con el objetivo de hacer un Referéndum que permita reformar la Constitución para blindar el sistema público de pensiones.

El 15-J se convierte así en la fecha de referencia para dar el pistoletazo público de salida a lo que hemos de convertir en la batalla política central en torno a la cual unir al 90% de la población y dar un golpe certero a nuestros enemigos, haciéndoles retroceder y favorecer un cambio en la correlación de fuerzas en el país.

Los participantes en la Mesa han hecho suyo en los hechos no sólo que Berlín y el FMI vienen a por los pensiones, el botín más valioso después de haber asaltado el sistema financiero, sino que la batalla de las pensiones es el punto más débil del proyecto de nuestros enemigos, el punto en el que están más aislados y encuentran menos apoyo entre la población.
 
En el que se enfrentan a una reivindicación democrática a la que pueden sumarse incluso sectores que no tengan claro si hay que reformar o no las pensiones, pero sí que sea el pueblo el que lo decida democráticamente por la trascendencia que tiene para el futuro de todos.

Porque no estamos ante una reivindicación más. No se trata de levantar otra “marea” que sumar a las ya existentes. De lo que se trata es de dar una batalla política común de todo el pueblo, de todas las mareas, del 90% de la población en el terreno más favorable a nosotros y más desfavorable para ellos.

Por eso esta es la batalla más importante que tenemos ante nosotros. Por eso es esencial que todos y cada uno la tomemos en nuestras manos. Que aportemos nuestro grano de arena a hacer cientos de difusores de la campaña, miles de recogedores de firmas. Que contribuyamos en nuestra localidad a crear plataformas unitarias, formadas por entidades (partidos, sindicatos, organizaciones...) y ciudadanos, para llevar adelante la campaña.

Porque cuanto más aprietan ellos, más masiva, contundente y afilada debe ser nuestra respuesta. Y eso sólo depende de todos y cada uno de nosotros.