SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

España y los impuestos

The Wall Street Journal

5
1 votos
07-05-2013
http://online.wsj.com/article/SB10001424127887324266904578456733947567490.html http://online.wsj.com/article/SB10001424127887324266904578456733947567490.html

La tasa oficial de desempleo en España ha alcanzado ya el 27%. El paro juvenil supera el 57%. El PIB del país acaba de contraerse por séptimo trimestre consecutivo. El déficit fue el 10,6% del PIB en 2012. ¿Y qué es lo que tiene que hacer un Gobierno conservador, supuestamente amigo del libre mercado? Subir los impuestos

Desde que llegó al poder en diciembre de 2011, el gobierno del primer ministro Mariano Rajoy ha congelado la contratación del sector público, canceló la paga extra de los funcionarios públicos, recortó las prestaciones por desempleo, hizo un poco más fácil a los empresarios españoles despedir trabajadores, redujo los subsidios solares e impuso una recorte drástico sobre unos gastos de los gobiernos regionales fuera de control. Todo para bien. Pero ahora Madrid dice que hay poco espacio para más recortes, y el gobierno está haciendo promesas de que gastará dinero en programas de formación profesional, subvenciones para nuevas empresas, etc.

Para financiar estos nuevos regalos del gobierno, el gobierno ha anunciado que la subida "temporal" del impuesto sobre la renta que el Sr. Rajoy impuso en diciembre de 2011, y que estaba destinado a expirar el próximo año, no será tan temporal después de todo. El gobierno confirmó la semana pasada que las impuestos más altos en todas las franjas de ingresos ahora se mantendrán en 2014. El Sr. Rajoy aumentó los impuestos días después de llegar a la presidencia, con lo que la tasa superior pasó al 52% desde el 45% para los ingresos de más de 300.000 euros, junto con tasas más altas para los ahorros, propiedades, negocios y consumo.

El primer ministro defendió las subidas de impuestos en su momento como una medida de emergencia, aunque no han producido exactamente un boom de ingresos. En febrero, los ingresos de impuestos españoles bajaron un 3,5% respecto al mismo mes del año pasado, según las últimas cifras del Ministerio de Hacienda. En medio de tasas de retención más altas, los ingresos por impuestos corporativos cayeron la friolera de 12,4%, gracias en parte a las nuevas lagunas y la falta de crédito para las pequeñas empresas. Los ingresos totales permanecieron prácticamente planos, gracias sobre todo a un aumento de los impuestos al consumo que incluso los desempleados no han podido evitar. Los intentos de Madrid de llevarse un trozo cada vez mayor de una tarta cada vez más pequeña no están funcionando ni van a funcionar.

Y eso no es todo. El ministro de Hacienda Cristóbal Montoro dijo la semana pasada que el gobierno seguirá adelante con sus planes para un impuesto sobre los depósitos, y también está considerando un nuevo impuesto ambiental de algún tipo – que no debe confundirse con los impuestos existentes en España sobre la gasolina, la generación de energía y, a través de la UE, las emisiones de carbono.

Mientras tanto, el programa de liberalización del señor Rajoy se ha esfumado. La negociación colectiva sigue dictando los términos de todo el empleo (legal) de los españoles, desde las vacaciones hasta el pago de las horas extras. Las promesas del Sr. Rajoy sobre la privatización de la ineficiente red ferroviaria publica y de los servicios aeroportuarios aún no se han hecho.

Todo esto seguirá traduciéndose en cifras negativas de crecimiento, continuo y elevado desempleo y mas huida de capital humano y financiero de España. Es un resultado deprimente para un Gobierno que prometía más, y una tragedia para demasiados españoles.