Partido Progresista del Pueblo Obrero de Chipre

Sin soberaní­a no hay crecimiento

"Actualmente cualquier paí­s que se plantee desarrollarse y dar una respuesta a la actual crisis, y sobre todo a las polí­ticas de la Troika, debe considerar que la defensa de su soberaní­a nacional es una cuestión irrenunciable".

5
7 votos
14-05-2013
Pampos Papagewrgiou es el portavoz del grupo parlamentario del Partido Progresista del Pueblo Obrero (AKEL) de Chipre. AKEL ha ganado hasta en tres ocasiones las elecciones en Chipre desde el año 2000, hasta las elecciones de este año, justo antes del "corralito" impuesto por la Troika.
La UE ha significado una perdida progresiva de la soberaní­a de los paí­ses.
Pampos Papagewrgiou es el portavoz del grupo parlamentario del Partido Progresista del Pueblo Obrero (AKEL) de Chipre. AKEL ha ganado hasta en tres ocasiones las elecciones en Chipre desde el año 2000, hasta las elecciones de este año, justo antes del "corralito" impuesto por la Troika.

¿A qué razones cree que se debe la política neocolonial de la Troika con Chipre?

Chipre ha sido utilizada como un laboratorio para un experimento basado en imponer los intereses de la Troika a un nivel superior de intensidad. Se ha querido acabar con el modelo financiero desarrollado en Chipre, implementando recursos adecuados a las necesidades de los grandes bancos europeos
Desde luego lo que ha pasado aquí expresa que los centros de poder europeos no tenían ningún interés en que el modelo financiero chipriota se extendiese, y al mismo tiempo, mostrar al resto de países cómo están dispuestos a actuar si lo creen necesario.

¿Cree entonces que se ha utilizado a Chipre como ejemplo de un nuevo modelo de relaciones en la UE, entre los países del norte y del sur?

"La solución solo vendrá de establecer nuestro propio camino" Se supone que la UE fue creada para promover un sistema de relaciones de solidaridad entre las naciones. Pero en su desarrollo las desigualdades que ya existían se han ido incrementando exponencialmente. La política actual no hace más que agudizar mucho más las desigualdades, internamente entre los diferentes sectores sociales en un país, y entre los diferentes países. Estamos llegando a un sistema en el que existe una especie de división de la producción en el que cada país ocupa un puesto clave necesario, pero sin un modelo y proyecto de desarrollo propio e independiente, sino sometido a las necesidades de conjunto de la UE.

Claro, esto no se da sobre la base de un sistema, como decía antes, solidario de relaciones, sino sobre el incremento de las desigualdades y del dominio de unos sobre otros.

¿Qué costes está teniendo o va a tener la política de la Troika en Chipre?

El coste es realmente grande. El programa negociado por el gobierno con la Troika va a significar una degradación de las condiciones de vida de la población en Chipre. La gente está viendo cómo su trabajo y ahorros de tantos años van a liquidarse por la intervención de los bancos chipriotas, sin que hayan tenido nada que ver en el problema, y sin que tengan capacidad de decisión en la solución.

¿Cuál ha sido la respuesta popular ante esto?

La gente no ha demostrado todavía cuál es toda su capacidad de respuesta ante esto. De hecho inicialmente había cierta paralización porque nadie podía creerse que esta fuera la respuesta que se podía esperar. Fue como enfrentarse a una situación terrorífica que no tenía explicación. Pero pienso que en el futuro, cuando la Troika vuelva a exigir todavía más recortes y ajustes, la respuesta de la gente será masiva y contundente.

Ustedes llevan adelante la campaña “La Troika fuera de Chipre”, exigiendo que se celebre un referéndum sobre el memorándum impuesto por la Troika. ¿Cree que la cuestión de la soberanía nacional es una clave en la actual crisis y en las relaciones con el FMI y la UE alemana?

Absolutamente. La soberanía es fundamental. La UE ha significado una perdida progresiva de la soberanía de los países. Deberían existir mecanismos para que la UE fuera realmente lo que se decía que debía ser. Pero actualmente cualquier país que se plantee desarrollarse y dar una respuesta a la actual crisis, y sobre todo a las políticas de la Troika, debe considerar que la defensa de su soberanía nacional es una cuestión irrenunciable.

A este respecto, perteneciendo a la UE, ustedes han desarrollado un modelo financiero dotado de una gran independencia de Bruselas. ¿Cree que esto ha tenido que ver en la forma de actuar de la Troika?

"El nuevo gobierno ha accedido a las condiciones que la Troika ha impuesto" Efectivamente pienso que Alemania y la Troika han querido desmantelar nuestro modelo financiero, y por eso han hecho lo que han hecho. De cualquier manera, en Chipre existen muchos profesionales que trabajan en el sector financiero y para nosotros es un sector, además, en el que es fundamental tener los resortes que lo controlan y que nos permiten desarrollarlo como una fuente de riqueza para el país. Supongo que esto ha molestado mucho a la Troika, y especialmente a Alemania.


Otra cuestión en la que ustedes se han destacado es en abrir la entrada de otros capitales extranjeros que no fueran exclusivamente de la UE, como Rusia u otros países de los Balcanes. ¿Cree que también hay un interés en controlar, por parte de Alemania y EEUU, y limitar esto como si de un “coto privado de caza” se tratase?

Es obvio que se ha buscado limitar la presencia de capitales extraeuropeos, lo que no podría afirmar es si esto se ha hecho como una estrategia que tenía esto como objetivo principal. Lo que sí se es que las condiciones generales impuestas por Alemania son las que se corresponden con una ideología impuesta a los países del sur y basada en esquilmar los salarios de la gente para incrementar los recursos que viajan al norte.

El conflicto estalló en Chipre una vez ustedes salieron del gobierno. ¿Es casualidad o cree que hay una relación?

Absolutamente. De hecho plantearon algunas medidas ya en noviembre, pero dejaron claro que iban a esperar a la resolución de las elecciones, y en todo caso a tratar con el nuevo gobierno para poder abordar el conjunto de medidas que la Troika consideraba necesarias que se aplicasen en Chipre. Así que el nuevo gobierno ha accedido a las negociaciones en las condiciones en las que la Troika ha impuesto el proceso.

En cualquier caso, esto lo estamos sufriendo en Europa, pero ¿no cree que las condiciones en el mundo están cambiando y que la mayoría de la humanidad va en dirección contraria, que son cada vez más los países que desarrollan políticas independientes de creación de riqueza?

Lo que ocurre en Chipre es que hay enormes cantidades de gas que se han descubierto, varios yacimientos. El hecho de que la Troika y los intereses que representa no controlen estos yacimientos está en la base de todos los problemas que estamos teniendo. Hablamos de que el control de nuestros recursos naturales significa un motor enorme para nuestro desarrollo y nos permitiría poder implementar políticas que hasta ahora no han sido posible por las lógicas limitaciones que tiene nuestro país. Esto sí es comparable a la situación que están viviendo muchos países con la gestión independiente de sus recursos y como esto les permite crecer como nunca.

¿Cómo se plantean la respuesta para darle la vuelta a la situación?

Lo que estamos haciendo es reunir a gran cantidad de académicos y especialistas que estudien el memorándum de la Troika y poder darle una respuesta a la Troika, porque es muy difícil abordar los problemas que tenemos aceptando los dictados que nos pretenden imponer en vez de buscar soluciones que se ajusten a nuestras necesidades e intereses. Así que nos estamos dirigiendo al resto de fuerzas políticas para hacerles ver que debemos ser nosotros quienes abordemos la situación en profundidad, estudiemos los problemas, las soluciones que propone la Troika y podamos establecer nuestro propio camino y alternativa

¿Qué te ha parecido el artículo?