Las comunidades autónomas enfrentadas por el déficit

¿Y por qué no unirse contra Bruselas?

El reparto de las cuotas de reducción del déficit autonómico para este año 2013 ha desatado la pelea entre las CCAA y de éstas con el gobierno de Rajoy. Y mientras el ministro de Hacienda Montoro admite el "déficit asimétrico", los que se oponen, como el senador del Foro Asturias, Isidro Martí­nez, auguran que la reunión del Consejo de Polí­tica Fiscal y Financiera será un "consejo de guerra".

5
6 votos
28-05-2013
A la espera de que Bruselas convalide los nuevos objetivos de déficit, el 6,3% en 2013 (frente al 4,5% exigido anteriormente) y el 1,2% para las autonomí­as (frente al 0,7% previsto), el gobierno ha convocado el CPFF para establecer definitivamente los objetivos de déficit autonómico para 2013.
¿"Consejo de guerra"? ¿Y por qué no todos unidos contra Bruselas?
A la espera de que Bruselas convalide los nuevos objetivos de déficit, el 6,3% en 2013 (frente al 4,5% exigido anteriormente) y el 1,2% para las autonomí­as (frente al 0,7% previsto), el gobierno ha convocado el CPFF para establecer definitivamente los objetivos de déficit autonómico para 2013.


Montoro avisa que las CCAA que tuvieron un mayor déficit en 2012 tendrán que esforzarse más: Comunidad Valenciana (3,4%), Murcia (3,0%) Andalucía (2,0%), Cataluña (1,9%) y Baleares (1,83%). Pero al mismo tiempo acepta el “déficit asimétrico”. Cataluña, Castilla-La Mancha y Valencia serían los más beneficiados. CiU exige para Cataluña el 2,1% frente al 1,2% previsto.

Y una vez más levantan la bandera del “déficit fiscal”, manipulado e interesadamente calculado en 16.500 millones de euros.

El presidente de Galicia, Feijoo, apoya “la discriminación positiva” del gobierno. Otros se declaran en abierta rebelión. Desde Asturias vaticinan un “consejo de guerra”; el presidente de Extremadura del PP, José A. Monago, se opone porque “va contra la Constitución” y se propone “por interés de los de siempre”; el de Madrid, Ignacio González, es partidario de que “todas las comunidades tengan el mismo objetivo”; o el de La Rioja, Pedro Sánz, para el que “no es justo que se paguen embajadas autonómicas”.

Hasta IU y el PSOE han entrado en la “guerra” de autonomías alineándose con uno u otro bando según la comunidad.

¿Por qué no: todos contra Bruselas?
"El FMI, Bruselas y Berlín, Obama y Merkel, ellos son el enemigo común"  ¿Quién sale beneficiado de esta pelea entre las nacionalidades y regiones de España? ¿Acaso los ciudadanos de las comunidades que se lleven unas décimas más en las cuotas de déficit?

Los únicos beneficiados serán los mismos que desde el FMI y Berlín están imponiendo la política de recortes draconianos, reformas  y saqueo para el conjunto del país. Ellos son los que están utilizando todos los resortes de los organismos internacionales (FMI, BCE, UE…) para fijar las condiciones para todos, desde Cataluña al último rincón de Andalucía o Galicia, en función de los intereses de sus bancos y grandes grupos multinacionales.

Ellos y un puñado de grandes banqueros y monopolios de aquí que se llevan una pequeña pero sustanciosa parte del pastel.

Ellos fijaron un plan de recorte del déficit salvaje y ahora nos dan unas décimas más de margen para que nos peleemos por ver quién se las queda, mientras aprietan el dogal con más exigencias, más impuestos, más recortes sociales, más flexibilidad laboral y otra reforma para recortar las pensiones.

Quienes mantienen al país enzarzado en pelearse por el reparto de las migajas del déficit -sean del gobierno central, partidarios del “déficit asimétrico” o del mismo déficit para todos-, actúan como auténticos agentes de Bruselas. Son “nuestros hombres de negro internos”. Nuestro pueblo no se lo merece.

Lo que necesitamos es la unidad de todas las nacionalidades y regiones para hacer frente a los recortes y bajadas del déficit salvajes que nos están imponiendo desde el FMI y Bruselas, para negociar desde la fuerza de la unidad otras condiciones en función de los intereses nacionales y populares, y no desde la sumisión a las imposiciones de gran potencia de Obama o Merkel. Ellos son el enemigo común y no Cataluña, Extremadura o Andalucía.

Establecer un calendario de déficit que no ahogue nuestra economía, restablecer la inversión productiva y el crédito, renegociar la deuda y sus intereses, acabar con los recortes salvajes y defender el poder adquisitivo de salarios y pensiones. Este es el camino y no el de la pelea y el enfrentamiento entre hermanos.



¿Qué te ha parecido el artículo?