Baja el paro en 98 mil personas

Aspirinas para un cáncer

Después de que Rajoy anunciará el pasado sábado que mayo traerí­a datos "esperanzadores" respecto al empleo, hoy se ha hecho público que el paro descendió en el mes de mayo en 98.265 personas. Gobierno y medios de comunicación han echado las campanas al vuelo, subrayando que es el mejor mes de mayo en muchos años. Sin embargo, una vez desmenuzados los datos, la realidad se impone: no es con aspirinas como se cura el auténtico cáncer de la economí­a española en que se ha convertido el paro.

5
11 votos
04-06-2013
Aunque efectivamente el descenso del paro es uno de los mejores datos en un mes de mayo de toda la serie histórica, lo cierto es que los meses de mayo y junio registran siempre un acusado descenso del desempleo. En primer lugar porque dan inicio a la temporada de turismo, pero también porque comienza la recogida de la fruta de verano en numerosos lugares.
Aunque efectivamente el descenso del paro es uno de los mejores datos en un mes de mayo de toda la serie histórica, lo cierto es que los meses de mayo y junio registran siempre un acusado descenso del desempleo. En primer lugar porque dan inicio a la temporada de turismo, pero también porque comienza la recogida de la fruta de verano en numerosos lugares.

Desestacionalizando los datos –es decir, corregidos de estos efectos estacionales– la realidad es que el paro sólo habría caído en la miserable cantidad de 265 personas.

Aun así, desde mayo de 2012 hasta hoy, el número de desempleados inscritos en las oficinas del INEM ha aumentado, en tasa interanual, en 176.806 personas. Lo que le permite decir al gobierno que el ritmo de destrucción de empleo se está frenando considerablemente.

"Sólo 1 de cada 24 contratos son indefinidos y a tiempo completo" Sin embargo, hay que irse a los datos que el Ministerio de Empleo ha ofrecido sobre la evolución de la afiliación a la Seguridad Social para hacerse una idea cabal de la evolución del paro en nuestro país. Así, resulta que entre mayo de 2012 y mayo de 2013, la Seguridad Social ha perdido 629.428 afiliados. Es decir, mucho más que en los tres últimos años. Un dato negativo que sólo es superado en el registro por el año 2009, cuando la Seguridad Social perdió más de un millón de afiliados. La diferencia entre el paro registrado en el INEM y la pérdida de afiliaciones a la SS indica que un número creciente de personas, o bien han dejado de buscar empleo, o bien –ante su nula eficacia– han dejado de acudir a inscribirse en las oficinas del paro para buscar trabajo.

Pero además, otros indicadores muestran la absoluta fragilidad de esta aparente recuperación del empleo. De todos los nuevos contratos registrados en el INEM, sólo el 7,5%, es decir, uno de cada 12, son indefinidos. Y la mitad de estos contratos indefinidos, además, lo son a tiempo parcial. Esto quiere decir, ni más ni menos, que una vez acabada la temporada de turismo al iniciarse el otoño, el 90% de quienes han encontrado trabajo en mayo volverán al paro. La tendencia de los contratos indefinidos, además, es decreciente. En mayo de este año, la contratación indefinida ha sido un 24,2% inferior a la del mismo mes de 2012.

Lo cual no es de extrañar si tenemos en cuenta que desde mayo de 2012 han cerrado más de 32.000 empresas, Y desde mayo de 2010, un total de 104.177.

¿Quiere decir esto que la economía y a sociedad española está irremisiblemente condenada a vivir durante un largo período con unas cifras de paro realmente espeluznantes?  No, de ninguna manera. Lo que quiere decir es que se está llevando una política económica que castiga de forma absoluta los intereses nacionales y populares, para beneficiar únicamente a la banca nacional y extranjera, a monopolios y multinacionales.

 Como hemos repetido numerosas veces en estas páginas, claro que sí se puede acabar con el paro. España dispone de recursos y riqueza más que sobradas. Pero para ello es preciso otro camino, otra política, otras medidas radicalmente opuestas a las que dictan el FMI y Berlín. Y que antes Zapatero y ahora Rajoy ejecutan tan sumisa como implacablemente.

Bastaría con tomar estas sencillas medidas:

1º.- Un plan de choque inmediato contra el paro, con el objetivo de crear 1 millón de empleos al año sobre la base de la persecución del fraude fiscal de bancos, monopolios, multinacionales y grandes fortunas.
El sindicato de Inspectores y Técnicos de Hacienda tiene contabilizado que cada año se defraudan a Hacienda en España no menos de 60.000 millones en impuestos. Y que el 75% de ese fraude está protagonizado por bancos, monopolios, multinacionales y grandes fortunas. Tomar las medidas y poner los medios necesarios para atajar ese fraude fiscal es sentar las bases de financiación para poder lanzar un ambicioso y amplísimo plan de choque de empleo público con el que crear, cada año, 1 millón de puestos de trabajo productivos o de utilidad social.

2º.- Auditoría ciudadana e independiente sobre la deuda pública.
Para determinar que parte de ella ha sido utilizada para el enriquecimiento de una minoría a costa de los presupuestos públicos. Declarando esta parte como deuda ilegítima y por tanto exenta de la obligación de pago. Todo el dinero ahorrado por el Estado por el no pago de la deuda ilegítima, destinado a la creación de empleo.

3º.- Creación de una banca pública con las cajas y bancos rescatados.
Ni un sólo euro más del dinero de todos los españoles al rescate bancario. Creación con los bancos rescatados (Bankia, NovaGalicia, Catalunya Caixa,...) de un banca pública, bajo la estructura del ICO y sin ánimo de lucro para reactivar inmediatamente el crédito en condiciones ventajosas a pymes y autónomos. De ellos depende el 90% del empleo del país. Dotarlos de financiación asequible se ha convertido en una prioridad nacional.

4º.- Redistribución salarial y derogación de las reformas laborales.
Salario mínimo de 1.000 euros que permita aumentar el consumo, elevando la demanda interna y creando así mejores condiciones para la inversión productiva de las empresas.