SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

Selección de prensa de HOY - Ver selección de prensa de la SEMANA
Público
El gran escándalo de la banca privada
Por Vicenç Navarro [publicado el 02-10-2014]

Una de las principales causas de la crisis de la banca privada es la actividad especulativa de las instituciones financieras, consecuencia de la desregulación del sistema financiero, resultado de la aplicación de las políticas neoliberales llevada a cabo por gobiernos a los dos lados del Atlántico Norte, es decir, EEUU y la Unión Europea (y muy en especial en los países de la Eurozona). La paralización de la actividad crediticia (es decir, que los bancos dejaran de prestar dinero) contribuyó enormemente a la crisis económica. Las pequeñas y medianas empresas, que son las que producen más ocupación en la mayoría de países, dejaron de poder acceder al crédito, no consiguiendo dinero prestado. Y lo mismo ocurrió con las familias. Estas no pudieron obtener crédito, con lo que tuvieron que disminuir la demanda de productos y servicios, paralizando la economía.

De ahí que hubiera una movilización de los Estados, asesorados por economistas próximos a la banca, para salvar al sistema financiero, es decir a la banca, a fin de reavivar la economía, utilizando la imagen de que el sistema financiero es el sistema circulatorio del cuerpo económico, permitiendo que la sangre circule a través del organismo. Y se dieron millones y millones de euros públicos a la banca privada (solamente España, entre 2009 y 2012, comprometió unos 108.000 millones de euros públicos en ayudas según el Tribunal de Cuentas, lo que representaba casi un 10% del PIB de 2012). Puede que la expresión “se dieron” sea un pelín exagerada. Pero el Banco Central Europeo (BCE) ha estado prestando a los bancos privados europeos, a unos intereses irrisorios, cientos de miles de millones. Solo este año ya hay previsto inyectar 400.000 millones de euros a la banca para intentar que fluya el crédito.

Ya pesar de ello, el crédito ni está ni se le espera. Los bancos recibieron el dinero y lo utilizaron para otros propósitos, como por ejemplo, comprar deuda pública a unos intereses elevadísimos del 4 ó el 6% (en el caso de Grecia, 13%, cifra que se alcanzó en 2011), lo que ha significado uno de los negocios más redondos que uno pueda imaginarse. Suponga que usted recibe millones de euros a unos intereses más bajos del 1%, y compra bonos que le generan unos intereses del 4 ó el 6% con solo apretar un botón. Pues bien, se lo crea o no, esto es lo que la banca privada ha estado haciendo.

La pregunta que debería hacerse el lector es: ¿por qué el BCE le presta dinero a la banca privada y no a la banca pública y a los Estados para que estos no tengan que pedir prestado dinero a los bancos privados, que les exigen unos intereses elevadísimos, creando una enorme deuda? El hecho de que el Estado tenga que pagar unos intereses tan elevados es porque no tiene otra manera de poder conseguir dinero en la UE que no sea a través de la banca privada. El BCE dice que las normativas que lo regulan no le permiten prestar dinero a los Estados. Y para mayor escarnio, la banca privada tiene unas agencias de evaluación de la deuda pública (es decir, de la supuesta viabilidad de los Estados) que mienten y manipulan la calificación de esa deuda, de manera que a peor “rating” le dan las agencias, mayores son los intereses que tiene que pagar el Estado. Es un escándalo que se permita que esto continúe debido a que la banca tiene una enorme influencia en el BCE (que en realidad es un lobby de la banca privada, y cuyo Presidente fue directivo de Goldman Sachs) y en la Comisión Europea, que es, por cierto, la Comisión más liberal que haya existido en su historia. La banca también ejerce una gran influencia en el gobierno presidido por la canciller Angela Merkel y otros gobiernos de la misma sensibilidad neoliberal, como lo es el español.

Otra alternativa es posible: la banca pública

 La situación actual es insostenible. El BCE continúa “regalando” (400.000 millones de euros solo este año), es decir, prestando, dinero a la banca privada a unos intereses bajísimos (0,05%) y, sin embargo, se continúa sin generar crédito. Pero hay una alternativa fácil de ver: que todo este dinero que se ha gastado el BCE vaya a un banco público en cada Estado, garantizado por el Banco Central Europeo, que debería tener como misión facilitar el crédito. Esto es lo que ocurre en muchos países como, por ejemplo, EEUU, el cual tiene un Banco Central (el Federal Reserve Board) que ejerce tal función: garantizar el crédito al Estado federal y a los Estados. Este Banco Público Central podría incluso ir más allá, y crear bancos públicos a base de los depósitos del Sector Público. Por ejemplo, el Estado de North Dakota, en EEUU, tiene un banco público en el que el Estado invierte, por ley, todos sus ingresos públicos. No es un banco de accionistas. Fue fundado en 1919 por inmigrantes escandinavos (noruegos en particular), que eran muy críticos con la banca privada y con Wall Street, el centro financiero de aquel país. Su función principal es ofrecer y garantizar el crédito a las instituciones del Estado. Y así se ha conseguido que sea el único Estado que no ha tenido un problema grave de crédito en EEUU durante la crisis. Ha podido así permanecer en un equilibrio fiscal (con superávit en sus cuentas), siendo North Dakota uno de los Estados con menos desempleo. Pero North Dakota no es una excepción en el mundo. En realidad, el 40% de todos los bancos en el mundo son públicos, incluidos los bancos de los altamente exitosos BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Y en Europa y en la UE, el sector bancario público es extenso y juega un papel clave en el sector financiero de los países.

En realidad, varios estudios recientes escritos por los profesores Von Mettenheim y Andrianova han mostrado que, en general, aquellos países que tienen un sistema bancario público han crecido más rápidamente que los países con sistemas bancarios privados. Y lo que es incluso más importante es que tales bancos públicos han sido, en general, menos corruptos y especuladores que los bancos privados, y han tenido mayores beneficios. En base a esta experiencia, sería de desear que el BCE se convirtiera en un banco público que prestara a los Estados a través de los bancos centrales de cada país, y que estos también ofrecieran crédito a las pequeñas y medianas empresas. Los bancos públicos podrían complementarse con cooperativas de crédito, banca ética y otras formas de instituciones financieras que no tienen la usura como objetivo central. Que ello es posible queda demostrado con esta experiencia internacional. ¿Por qué, pues, no se hace? Pues porque la banca privada domina hoy el poder político de los Estados. Si no se lo cree, vea la reacción de los políticos y de los medios a la muerte del mayor banquero de España, el Sr. Botín. La cobertura y homenaje a su figura fue la apropiada casi para un Jefe de Estado. ¿Se da cuenta?

Como siempre, el mayor escándalo ocurre en los países periféricos y, en especial, en España

España es hoy uno de los países del mundo con un menor tamaño de la banca pública. Los gobiernos Zapatero y Rajoy se han cargado la banca pública, siendo el país en la Eurozona que tiene menos bancos públicos. El gran dominio del espacio bancario corresponde a la banca privada, que además está sumamente concentrada, con quince bancos dominando dicho espacio, siendo tres -Banco de Santander, BBVA y CaixaBank- los que dominan el sector. El sector cooperativo (cooperativas de crédito) representa un espacio enormemente reducido (un 6%), en contraste con otros países europeos que alcanzan el 30%, como Austria, Holanda, Francia, Italia y Suiza. Alemania, por cierto, es uno de los países con mayor espacio público en el sistema bancario.

Y, no sorprendentemente, la banca privada española es de las que tiene mayor número de sucursales en paraísos fiscales. La privatización de las Cajas se debió, única y exclusivamente, a razones ideológicas, pues muchas de ellas, como La Caixa, eran altamente eficientes y rentables. Y no eran las únicas. Fue el enorme dominio de la banca privada sobre las instituciones del Estado el responsable de la eliminación del sistema de Cajas, entidades de ahorro colectivo.

Y cuando se ha invertido mucho dinero para salvar algunas cajas, controladas políticamente por el Partido Popular (por un total de 120.000 millones de euros, como señala Andreu Missé en su editorial de Alternativas Económicas, una de las revistas económicas más interesantes en España), creándose Bankia (uno de los pocos bancos públicos que todavía existen y que ha sido saneado, resultado del intervencionismo público), se ha querido privatizar a un precio que significa una gran ganancia para la banca privada y una enorme pérdida para el contribuyente, todo ello innecesario si se hubiera mantenido como entidad pública, con el mandato de garantizar el crédito. Y así estamos. Spain is, claramente, different!

Voz Pópuli
Cáritas y la OIT tienen razón
Por Juan Laborda [publicado el 02-10-2014]

Durante la semana me ha llamado la atención dos visiones diametralmente opuestas sobre la realidad patria, y que reflejan muy bien lo que está aconteciendo aquí y más allá de estos lares. Por un lado, la visión del banco más apalancado del mundo, para más señas alemán, alabando las “reformas estructurales” de nuestras élites. Nada nuevo en el horizonte, se suma a la visión convencional de la banca de inversión patria y foránea. Confirma algo trivial, ellos, quienes emiten estos informes, son parte del problema, son la superclase, apalancada e insolvente de facto. A su lado están los gobernantes de turno, quienes en última instancia les han financiado ampliamente con el dinero de los contribuyentes, es decir, vía deuda pública.

Por otro lado, a la vez que aquellos que nos han llevado hasta aquí vociferaban informes económicos hilarantes, Cáritas y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) emitían nuevos S.O.S. alertándonos por enésima vez sobre la pobreza, la miseria creciente en nuestro país, y la necesidad de subir salarios. Se trata de esa dura realidad social ocultada, salvo honrosas excepciones, por los voceros mediáticos del Totalitarismo Invertido en que se ha convertido nuestro país. Se suman así a las advertencias de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), que demandaba que no se implementarán bajadas salariales adicionales, en un claro ejemplo de funambulismo y cambio de chaqueta del otrora paladín de la austeridad y devaluación interna. Al lado de Cáritas y la OIT nos encontramos sin duda la ciudadanía, trabajadores, emprendedores, empresarios, y profesionales honestos, cansados, perplejos y anonadados por tanta mentira.

Dos voces, dos previsiones

Estas dos voces también se aprecian desde el lado de las previsiones macroeconómicas. Rajoy y su muchachada siguen auto-insuflándose ánimos elaborando un cuadro macro “a lo Pepe Gotera y Otilio”, haciendo unas previsiones de abajo a arriba, es decir, sacando el dedo por la ventana, todo un ejemplo de trabajo econométrico serio y riguroso. A su vez, se ven jaleados de manera permanente por esos economistas hooligans de la bancada perteneciente a los bancos de inversión.

Por contra, Banco de España se ha desmarcado de tanto peloteo y avisa de un notable deterioro de la coyuntura patria. Nuestro Banco Central posee sin duda alguna las mejores herramientas para la predicción en tiempo real de la tasa de crecimiento del PIB tanto para la zona Euro (EURO-STING), como para España (Ñ-STING). Se trata de modelos de predicción en tiempo real que permiten incorporar las distintas piezas de información relevantes para la previsión de variables económicas, a medida que la información está disponible. Para ello utilizan indicadores que se refieren, bien al sentimiento de los agentes económicos, o bien al comportamiento efectivo de diferentes sectores económicos. Ambos modelos fueron creados por Máximo Camacho y Gabriel Pérez-Quirós. El problema es que los resultados de ambos no están disponibles para el público en general, y para los economistas en particular. Se trata de una prueba más del ocultismo practicado desde tiempos ancestrales en nuestra querida España. La información es poder.

Los resultados de estos modelos de Banco de España podrían en realidad ser similares a los aportados por el índice Fedea de actividad sobre la economía española y que sugieren que la economía española se desacelera de manera notoria a partir de mayo de 2014, posible inicio de la triple recesión que algunos venimos previendo desde finales de 2013. Los resultados de este índice de actividad son públicos y están disponibles para su análisis.

Cáritas y la OIT tienen razón

La visión diametralmente opuesta de la banca de inversión patria y foránea, versus la de Cáritas o de la propia Organización Internacional del Trabajo se puede explicar perfectamente a partir de los análisis del profesor del profesor Amir Sufi, coautor del libro House of Debt, sin duda uno de los mejores libros económicos del año, junto la ingente obra de Thomas Piketty. El profesor Sufi, autor además de artículos académicos de primer orden, confirma diversas evidencias muy presentes en el sentido común. En primer lugar, la actual crisis sistémica se ha cebado con la inmensa mayoría de la población, que ha visto descender sus rentas antes de impuestos, mientras perdían la riqueza acumulada en los últimos 20 años. Por el contrario apenas ha afectado a los más ricos. Además, las deudas de las familias importan y mucho.

Respecto a la banca, el profesor Amir Sufi lo tiene muy claro, al igual que nosotros. En sus modelos, los bancos en realidad se han convertido casi exclusivamente en acreedores privilegiados sobre bienes inmuebles, apalancada en bienes raíces. En gran medida, el modelo de negocio de los bancos de las economías avanzadas de hoy se asemeja al de los fondos inmobiliarios. De ahí el colapso, donde la situación actual apenas ha variado respecto a 2008. Simplemente les hemos subsidiado y financiado con dinero público, con más deuda soberana.

La conclusión es abrumadora, claramente a favor de los análisis de Cáritas y de la OIT. Amir SufI en una reciente comparecencia, este 17 de septiembre, ante el Comité del Senado de los Estados Unidos sobre Banca, Vivienda y Asuntos Urbanos afirmó que “el crecimiento del crédito sin crecimiento de la renta es una receta para el desastre”. Si bien llega muy tarde, al menos que sirva para que aquellos talibanes que nos han empobrecido masivamente, muy especialmente el señor Rajoy y sus asesores, además de cambiar radicalmente sus políticas, pidan perdón. A nosotros, por lo demás, solo nos queda un papel vital en democracia, votar y botarles por el inmenso daño que han infligido a la ciudadanía.

El País
Cosas mal hechas
Por Editorial [publicado el 02-10-2014]

Durante los dos años escasos desde que Artur Mas y Oriol Junqueras acordaran un programa que incluía la convocatoria de una consulta, el Gobierno catalán ha dedicado ingentes esfuerzos y presupuestos a reivindicarla. Entre ellos destacan los dedicados medios públicos, encuadrados sin muchos remilgos en la propaganda gubernamental, y la coordinación de todas las Administraciones gobernadas por el soberanismo en la celebración del Tricentenario y su corolario de defensa del derecho a decidir y de la independencia.

El esfuerzo desplegado en estos dos años de campaña es inmenso, y más si se añaden las iniciativas municipales, los 40.000 socios de Òmnium Cultural y, sobre todo, los 35.000 de la Asamblea Nacional Catalana, que está en el origen de las movilizaciones de los tres últimos 11 de septiembre. El activismo de los partidarios de la independencia se combina con una alta administración de la Generalitat perfectamente disciplinada, a la que el presidente Mas ha convocado al menos en dos ocasiones como si fueran los estados mayores de un ejército antes de entrar en combate. El propio presidente ha concedido multitud de entrevistas a medios públicos y privados, españoles y extranjeros.

Ante la plétora comunicativa del frente soberanista, lo único que ofrece el Gobierno de Mariano Rajoy ha sido el cumplimiento de la legalidad constitucional y las declaraciones —no siempre sutiles— de algunos ministros. Al Ministerio de Asuntos Exteriores se deben, por ejemplo, torpes argumentarios difundidos por los servicios diplomáticos y algunas órdenes de polemizar o responder en las capitales internacionales, que contrastan con la competencia comunicativa, aunque no argumental, de los documentos del Gobierno catalán.

Hay ataques que son encajados con regocijo por quienes los reciben y eso es lo que ha producido la escasa y triste comunicación gubernamental que ha intentado contrarrestar el torrente propagandístico de Mas. Frente a un conjunto compacto e insistente, omnipresente y persuasivo, que vende la idea de independencia como la panacea para todos los males, el Gobierno ha erigido —sobre la base de la inconstitucionalidad indiscutible del proyecto— un sencillo e inútil conjunto vacío: nada.

Antes de una reforma de la Constitución, que acabará imponiéndose como la única salida a medio plazo, hay muchas cosas que se podían haber hecho y no se han hecho:

> El Parlamento ha eludido hasta ahora el debate exhaustivo y a fondo que merece una avería tan formidable en el consenso democrático como la que revela la iniciativa de secesión.

> El presidente Rajoy se ha encerrado en su despacho o en rígidas comparecencias televisivas para evitar la confrontación y las explicaciones. Nadie desde el Gobierno se ha planteado, al parecer, la necesidad de responder directamente, aquí y afuera, a los envites de Mas y Junqueras y de debatir con ellos, ya no la necesidad de una consulta, sino incluso la propia idea de independencia.

> Alguien, además, debería haberles hecho frente con sus mismos instrumentos de comunicación: en catalán, que es la lengua sentida como propia por la mayoría de los catalanes y así contemplada en el Estatuto. ¿Cómo es posible que no se haga el esfuerzo lingüístico que han sabido hacer tanto Juan Carlos I como Felipe VI, nuestros dos monarcas constitucionales?

Rajoy está ganando una batalla que es la jurídica, y hay que celebrarlo. Pero ¿qué rendimiento político obtendrá si ni siquiera se ha planteado ganarse los corazones y las mentes de la mayoría de los catalanes? Esa es, también, la forma de ganar la batalla de la democracia y la constitucionalidad y atajar así el camino hacia ninguna parte que hemos emprendido todos los españoles a causa del proceso soberanista catalán.

Público
La Generalitat prioriza el pago de la deuda frente a los servicios públicos
Por PUBLICO Barcelona [publicado el 02-10-2014]

La Generalitat de Catalunya sólo pagará 38 millones de euros de los 50 que tenía comprometidos con las entidades sociales, mientras que avanzó el impago de 119 millones al colectivo farmacéutico.

La Plataforma de Auditoría Ciudadana de la Dueda (PACD) denuncia que al tiempo que se prodicen estos impagos, hechos públicos por parte de la Consejería de Economía y Conocimiento en el Parlament, el Govern  se preocupa de no deja de pagar "cada mes varios pagos" a varias entidades financieras y al Estado español. La plataforma destaca que entre esos bancos destacan el "CaixaBank o el BBVA".

"Mientras que el Ejecutivo catalán se preocupa cada mes de desembolsar varios pagos a estas entindades, incluído el Estado español, por los conceptos de pago de intereses y retorno de la deuda, la Consejería de Economía y Conocimiento ha anunciado que este mes de septiembre no hará frente al pago total a varias empresas del sector público por su servicio a personas con movilidad reducida, infancia en riesgo y otros colectivos necesitados", denuncia la plataforma.

La Generalitat justifica este impago de 12 milones de euros a los servicios públicos por sus problemas de tesorería debido a la lentitud del Fondo de Liquidez Autonómico en responder a las peticiones que provienen de Catalunya, así como a las obligaciones de austeridad impuestas desde Madrid y el déficit fiscal que perjudica los ingresos de la Generalitat.

Unas excusas que no han convencido a la PACD, para quien es evidente que "el Govern opta para estrangular todavía más a las empresas que desempeñan una labor pública antes que tocar los privilegios de la élite financiera. El sector servicios estña siendo extremadamente castigado por los recortes y viven un momento de saturación debido al empeoramiento de las condiciones de vida de la población y el aumento del índice de pobreza".

En la investigación que la PACD ha realizado al Ejecutivo de Artur Más, y que se recogerá próximamente en el informe "Independents de qui?" (¿Independientes de quién?) , se da a conocer que la Generalitat debe más de 60.000 millones de euros, de los cuales más de 7.800 se destinarán al pago de los intereses de la deuda. Una cifra algo inferior a la del ejercicio del 2013, cuando la carga de la deuda fue de más de 11.000 millones de euros, superando con creces los créditos destinados a Salud (8.250 millones) o Educación (5.000 millones).

La plataforma resalta en su informe la partida de Protección Social, que en el ejercicio del 2013 apenas representó el 10% del que la Generalitat destina a pagos del déficit. Por todo ello, la agrupación exigirá una auditoría ciudadana de la deuda de la Generalitat.

Según la plataforma, debido a la priorización del Gobierno catalán de afrontar los pagos de la deuda antes que a las entindades del sector público, así como la opacidad para acceder a las obligaciones deudoras del Govern están trabajando para que "la ciudadanía inicie auditorías ciudadanas de la deuda de la Generalitat que permitan conocer a fondo qué organismos y con qué estrategias se controla la política económica y social de Catalunya". Para PACD, "una ciudadanía informada podrá decidir qué partidas merecen financiación y qué otras merecen un impago total o parcial, dependiendo de su urgencia o su ilegitimidad.

El País
El FMI propone que los acreedores entren en los consejos de los bancos
Por Amanda Mars [publicado el 02-10-2014]

El Fondo Monetario Internacional (FMI) busca fórmulas para reforzar la independencia de los consejos de administración de los bancos frente a sus ejecutivos y para ello propone que no solo los accionistas formen parte de los consejos, sino también los titulares de bonos. Es una de las propuestas que la institución recoge en su nuevo informe global sobre la estabilidad financiera, que presentará la próxima semana en Washington, para evitar los incentivos perversos que la crisis puso sobre la mesa.

Hay suculentos motivos para jugar fuerte en el casino financiero cuando los directivos bancarios tienen las retribuciones vinculadas a los resultados a corto plazo: las apuestas de mayor riesgo son las que arrojan mejores y más rápidas rentabilidades, aunque en el futuro supongan pérdidas. Y aquí tanto los prestamistas de los bancos como sus depositarios tienen muy poco margen para controlar los excesos. Para mejorarlo, “los legisladores deberían estudiar la posibilidad de que los bonistas, y no solo los accionistas, estén representados en los consejos de administración”, asegura Gaston Gelos, el jefe de la división de estabilidad financiera del Fondo.

El perfil del banquero más osado suele presentar altos volúmenes de deuda o está cerca de la quiebra, ya que en ambas circunstancias “tiene muy poco que perder”, según el estudio avanzado ayer por el FMI. Pero, además, el contexto les invitar a arriesgar porque, si logran la resurrección de la entidad, tendrán grandes premios económicos, pero si fracasan, las pérdidas engordadas en el último momento las asumirán básicamente los prestamistas. Por eso, el Fondo ve tan importante que tengan voz y voto en el gobierno del banco y se pongan en marcha comités de riesgos independientes.

El FMI también lanza otras advertencias y recomendaciones sobre los sueldos de los banqueros, algunas de las cuales ya se aplican en Europa, como la posibilidad de congelar los bonus de los banqueros si la situación se complica o que incluso tengan que devolverlos si se demuestra una mala gestión.

“Los bancos con consejos de administración más independientes y que pagan a los ejecutivos con relación a la evolución del negocio a largo plazo tienden a asumir menos riesgos”, concluyen los expertos del organismo. Aunque admite que se ha mejorado la gobernanza en estos aspectos a raíz de la crisis, el organismo que dirige Christine Lagarde considera necesarias nuevas medidas para evitar una nueva tormenta.

El Fondo también plantea la necesidad de reforzar la regulación sobre la banca en la sombra o paralela, mucho más desarrollada en EE UU que en Europa. En conjunto, en todo el mundo, se calcula que la banca paralela —fondos, instituciones o empresas— mueve alrededor de 60 billones de dólares (47,5 billones de euros), aunque el FMI admite que la limitación de datos dificulta un análisis exhaustivo. El auge de estas vías de financiación alternativas a las entidades tradicionales se debe a la aplicación de regulaciones bancarias más estrictas y unas condiciones de liquidez abundante que los inversores institucionales desean colocar y se favorecen las actividades no bancarias.

Esta banca en la sombra “puede desempeñar un papel beneficioso como complemento de la banca tradicional, al ampliar el acceso al crédito o respaldar la liquidez del mercado, la transformación de vencimientos y la mancomunación del riesgo”, apunta el documento. Sin embargo, para empezar, “es necesario corregir importantes lagunas de datos, porque en la mayoría de los países escasea incluso información agregada sobre muchas actividades”.

De Verdad digital
Diario independiente