El presidente de Canarias "busca" turismo en Parí­s

¿Sólo turismo o también gofio?

Los gobernantes canarios siguen empeñados en el "monocultivo" del turismo. Paulino Rivero viaja a Francia para consolidar y reforzar el turismo francés, mientras aquí­ descuidan otras fuentes de riqueza y empleo, agricultura, ganaderí­a

Mª A. RODRIGUEZ / Canarias
2 votos
28-05-2013
En Parí­s se reúnen con la Ministra de turismo y los Turoperadores que impulsan el turismo de "todo incluido", que se caracteriza porque el cliente tiene menor gasto en el lugar de destino y un mayor gasto en los paí­ses de origen de esos Turoperadores, Francia, Alemania o Inglaterra. Además el "todo incluido" limita la movilidad de los turistas, que lleguen a los supermercados, bares y restaurantes; hay poca fluidez del gasto fuera de los hoteles. Es cierto que el sector turí­stico da empleo al 20% de la población de las islas, pero también que este empleo es fluctuante.
Hace 20 años Canarias exportaba 70.000 toneladas de papas, actualmente se importan 150.000.
En Parí­s se reúnen con la Ministra de turismo y los Turoperadores que impulsan el turismo de "todo incluido", que se caracteriza porque el cliente tiene menor gasto en el lugar de destino y un mayor gasto en los paí­ses de origen de esos Turoperadores, Francia, Alemania o Inglaterra. Además el "todo incluido" limita la movilidad de los turistas, que lleguen a los supermercados, bares y restaurantes; hay poca fluidez del gasto fuera de los hoteles. Es cierto que el sector turí­stico da empleo al 20% de la población de las islas, pero también que este empleo es fluctuante.

Las consecuencias de este “monocultivo” turístico saltan a la vista. Canarias con el 34,27% de paro -7 puntos más de la media- es la tercera autonomía con más paro, 400.000 canarios sin trabajo; los índices de pobreza están entre los más altos de España, 35% en 2012, y crecen el triple de la media nacional. ¡Canarias no se puede permitir depender pura y exclusivamente del turismo!

La ganadería y la agricultura están en claro retroceso, no tienen el mismo cuidado y tratamiento de los gobiernos, dominados siempre por Coalición Canaria. La Unión Europea ha dictado una serie de cuotas y normas que han llevado al límite el cultivo del plátano y los tomates. Aún  recordamos cómo se tiraban a los barrancos los tomates canarios para dar cabida al marroquí, sin embargo no se ha controlado, de donde vienen realmente los productos que consumimos. "Acabar con el “monocultivo” del turismo y desarrollar otras fuentes de riqueza autóctonas para acabar con el paro y la miseria"

Hace 20 años Canarias exportaba 70.000 toneladas de papas, actualmente se importan 150.000. Los pollos se importan de Brasil, las granjas han cerrado o trasladado a Marruecos. El trigo y el millo (maíz) necesario para la fabricación del gofio, producto básico en la alimentación de las islas, se importa de Canadá, Argentina o Francia.

En definitiva, se importa carne, leche, huevos y sus derivados, legumbres, tubérculos, etc. La agricultura canaria sólo cubre la quinta parte de las necesidades alimenticias del pueblo canario. ¿Qué le ofrecemos a los turistas?, papas importadas de Malta, mojo con pimientas extranjeras, o hamburguesas también importadas.

Como dijo un exconsejero de agricultura y medio ambiente del Cabildo de Tenerife, “el Gobierno de Canarias debe apoyar y potenciar que en las islas no dependamos en un 90% de lo que traen en sus bodegas barcos y aviones”. Acabar con el paro y la miseria exige complementar el turismo con otras fuentes de riqueza autóctonas, el cultivo del campo y con el cuidado de la naturaleza.